LA BITACORA DEL MARE-NOSTRUM___________________ VOLVER

VISITAS POR EL DESIERTO SUR DE TUNEZ

17 de octubre Túnez puerto de Zarzis. Después de 23 horas con intervalos de poco viento o mucho viento, con mar plato o mucha mar, arribamos a la costa Tunecina frente a nuestro destino el puerto de Zarzis. Es medio dio, hace mucho calor y el agua que nos rodea es turquesa, la tripulación sintió las ganas irresistibles de un bañito. La sonda marca 11 metros de profundidad. Quedamos al pairo con cabos de seguridad por popa y la escalera de baño preparada. Todo esta dispuesto, al agua,.algunos bañadores se quedaron en cubierta, no estoy en contra pero tengo que añadir que en estos países con tantos bigotes juntos, sin mujeres y bañándose en pelotas queda como muy sospechoso, en fin parece que estamos solos, nadie en las 10 millas a la redonda, como casi todo la travesía. Después de un buen baño y una ducha de agua dulce arrancamos motor para enfilar la entrada del puerto. Nos encontramos un canal ancho, una entrada grande pero con muchos bajos fondos tanto e los laterales como secas en medio, nosotros entramos pero difícil para barco de tonelaje. Pasamos a una segunda dársena, la de los pescadores donde indica la documentación Tunecina que existe una marina de 60 plazas con luz, agua, duchas, etc. Buscamos hueco, visto la imposibilidad de amarrar en los pantalanes colapsados de barcos de pescadores nos quedamos en el muelle de arribo. Llegan las autoridades y todo es facilidades, las bromas de siempre y algún comentario sobre lo rápido del tramite para entrar en Túnez, no hay tanto papeleo que rellenar. Salimos a ver la ciudad con un taxi. Después de 6 sitios cerrados encontramos un lugar muy turístico para cenar, son las 18 horas en esta zona poco turística todo cierra a las 17 horas. Los precios del restaurante no son muy altos, la calidad de los alimentos es baja. TENEMOS CERVEZA bien……. estamos en ramadán, que nos den cerveza es un logro. El sabor frió de la cerveza se desliza por las gargantas, ahora aceptamos con mejor agrado todo lo sufrido hasta llegar aquí. Llegamos de vuelta al puerto el taxista nos aguardo durante nuestra cena. La zona esta tranquila no se mueve un alma, toca dormir. A la mañana siguiente esperando conseguir electricidad y agua nos encontramos todo lo contrario, el agente distinto al de ayer no nos permite seguir en el muelle de arribo. Dice no tener ninguna plaza para embarcaciones deportivas. Le muestro la información del ministerio de turismo de Túnez. Le parece muy bien pero este puerto solo es para pescadores y no tiene huecos libres. Solicito que me de por escrito la orden de expulsión y me dice que de acuerdo. Esperamos considerando que seria imposible que nos diera tal documento, esto le frenaría. Contaba con que nos dejaría seguir amarrados pero todo lo contrario, llega con muchos humos, dice que no hay papel, nos da 10 minutos para abandonar el muelle. NOS EXPULSA LIMPIAMENTE, sin mas. Algo dice en árabe a los barcos pesqueros que llegaban estos nos empiezan a hostigar, pequeños toques, rozones. Un barco grande metió la proa en un hueco que me impedía realizar cualquier maniobra y me presionaba contra el muelle. Además querían descargar a través de nuestro barco, todo estaba orquestado para demostrar que pueden ser hostiles, en fin, hay que zarpar, es una situación muy desagradable. ZARZIS NO ES NADA RECOMENDABLE. La ciudad impone sus costumbres rechazando al turista como elemento perturbador. De prisa y corriendo desembarca nuestro querido compañero Marcelino un caballero del mar. Es una perdida irremplazable. Nuestro mejor cocinero posible, nuestro mejor libro posible de sabiduría y consulta. En fin nos quedamos desangelados. Zarpamos de nuestra expulsión rumbo a Monastir, una ciudad en el corazón turístico de Túnez, esperamos no tener mas problemas.

18 de octubre Monastir. Frente a este puerto tenemos una isla Kuriat, isla por decir algo. No tiene mas de 300 metros cuadrados. Dista de tierra unas 8 millas. Entre la isla y tierra se forma una barrera de bajos fondos donde no se ve un canal seguro de paso. Esto hace que rodeemos la isla saliendo a un punto de seguridad y retrocediendo una vez pasado su punto mas alejado. Incrementa en la travesía unas tres horas. La información sobre esta zona además, indica la existencia de almadrabas de pesca flotantes sin balizar. Lo que acrecienta la inseguridad de navegación en las aguas. Una vez superado todo llegamos a una marina grande de unos 1.500 barcos. Muchos de ellos hechos restaurantes. Viejos galeones, barcos vikingos, todo para el extranjero. Las autoridades nos recibieron con mucha amabilidad. La marina esta completa. Nos amarran en el dique de arribo. Mañana veremos que pasa. Otra obligada zarpada seria demasiado. Tengo unos cuatro días de viaje para grabar el sur de Túnez. Lo que no pudimos hacer desde Zarzis. Desde aquí al sur tengo unos 500 kilómetros y muchas vueltas. La gente tiene aire europeo. Nada de velos, nada de túnicas, pantalones ajustados, otra cosa.

20 de octubre trabajos en el barco. Hoy lavamos las velas y cubierta del barco. Mañana sacamos el barco para pintar el casco. Se destrozo en la parada de Egipto. Fue demasiado tiempo para que no cogiera caracolillo. Contrate a un joven que buceando limpio el casco. La verdad es que el muchacho se tiro 6 horas dándole pero claro en algunos sitios arranco todas las capas de protección. En estos momento es prudente pintar al barco para evitar males mayores. Estaremos en esta ciudad unos días.

22 de octubre visita al sur de Túnez. Alquilo un coche en Monastir por unas 5.000 pts diarias todo incluido. Es un Fiat palo con aire acondicionado. Parece que no va mal aunque le falta algo de estabilidad. Hago una media de 70 km la hora aunque le pise. Las carreteras no están mal pero los conductores se las traen. Las carreteras en ocasiones son rectas con formas de grandes olas. Ves varios kilómetros de carretera en crestas. La visita la realizaremos por El Jem, Sfax, Gabes, Djerba, Dounet, Chenini, Metamer, Touiane, Techine, Tamerezret, Matmata, Douz, Tozeur, Nefta, y muchos mas sitios todos con un interés especial. Los pueblos que cruzamos son de gente con pocos recursos y muy abiertos al turismo. En general puede que no tengan agua en las casas, o luz, o cocina o baño pero en el pueblo tienen seguro un establecimiento de regalos, postales, velos, etc. La gente es muy amable. Si pides algo se movilizan para traértelo. Al principio creíamos que era para ganarse una propina pero no es así, quieren que te sientas a gusto. Se marchaban en bicicleta con lo que buscas, mientras te invitan a un te. Te traen lo que cuesta apuntado en un papel y si te viene bien vuelven lo compran y te lo entregan. Las cosas tienen un valor muy distinto al acostumbrado. Un hotel muy decente cuesta 6€. Una comida abundante 3€. El taxi 1€. El transporte publico casi gratis. Solo les falta tener cerveza en mas sitios.

Era por la tarde en una larga recta en medio del desierto. Todo a mi alrededor era arena. Conduzco a 100 km por hora. Me encuentro un autobús de línea regular que hace el trayecto entre Matmata y Douz. El autobús conduce un poco centrado en la carretera. Al adelantarle meto las ruedas en un charco de arena densa. De rapo y para evitar cualquier choque con el autobús guardo la izquierda intentando controlar la dirección. Fatalmente unos metros mas a delante tropiezo con un montón mas grande de arena que provoca una y dos vueltas de campana. La sensación es como en una lavadora centrifugando. Me agarre lo que pude al volante que creo lo destroce y el asiento lo deje en el de atrás. Cuando el coche paro se quedo de lado. Quite el contacto y salí lo antes posible por la ventana de atrás. En segundos estuve fuera del coche. Me aleje prudentemente por si acaso. Ni decir tiene que el coche no quedo con buena pinta. Al minuto estaban los del autobús. Les tranquilice no me paso nada, ni un rasguño. Todos dieron gracias a Dios y dijeron que avisarían a la Guardia Nacional. Al conductor y al acompañante les vi después en la comisaria. Parece ser que se lo pensaron mejor y una piedra del derrapaje golpeo en el parabrisas rompiéndolo. El golpe esta situado a dos metros de altura, en medio del vehículo, parece algo viejo. Yo no llegue a superar el autobús pero parece que una piedra hizo una parabólica y les dio. En fin no quiero discutir. Firme un parte amistoso diciendo que yo estaba allí. Para agasajarme quiere venir el Capitán de la Policía Turística y llevarme al hotel. Hoy viernes, ramadán, las 17:00 horas. Apareció a las 20:00 con un pick-up lleno de gente. Yo solo quería una ducha y dormir. En el coche todos pasaron al vagón y yo en el asiento de delante con el sonriente Capitán. Después de luchar dos horas con el exceso de equipaje de arena que tenia toda mi ropa me eche a dormir. Jamas pense lo pegajosa que es esta arena con dos lavadas a mano no queda limpio. Esto no termina así. Mañana el dueño del vehículo me viene a recoger. Estoy a seis horas de Monastir donde me llevara de vuelta. Me levante algo cansado creo que por la tensión de nervios. Llego el dueño de la casa de alquiler. No es muy expresivo pero su cara era de resignación. Le pedí perdón 10 veces. El viaje de vuelta fue en silencio. No paramos ni para mear, es ramadán aquí tampoco se come. Al llegar a destino me deja caer que en estos casos siempre hay una franquicia de seguro a pagar. En fin mañana será otro día.

24 de octubre de 2004 uno de los días peores de mi vida. El día no parece distinto a otros. Brilla el sol, la temperatura es agradable. Desde por la mañana la tripulación se levanta trabajando. Queremos escapar de Monastir nos queda la revisión de motor y las ultimas limpiezas. El plan apunta a zarpar en breve. Nuestro rumbo seria a Sidi Bou Said, el puerto mas cercano a la capital, Túnez. Luego Bizerte, Tabarca, Ibiza y Valencia. Quedan seis días de navegación en las aguas y 5 días de visitas. Once días para acabar un viaje de un año y medio. A medio día comimos un espléndido cocido Madrileño con falta de algunos ingredientes claro. La tarde la dedicamos a la colada. A las seis y media Javier decide como todas las tardes hacer su ruta Monastir Soussa en bicicleta. Su ultima frase fue "buena hora para acabar". Se puso su indumentaria ciclista: un mayo azul, un culote negro, las zapatillas. Su aliciente para hacer los 20 km de distancia era pensar en el heladito que se tomaba al llegar a Soussa. A la vuelta pensaba en una pizza 4 estaciones en uno de los sitios mas cutres de la ciudad. Era rutinario en estas costumbres. Decidimos cenar cada uno por nuestra cuenta. Nos veríamos en el barco en la noche. Se despidió como siempre con una sonrisa y un luego nos vemos. El resto de la tripulación decidimos dar una vuelta por Soussa para ver el ambiente nocturno. Salimos en un taxi como a las 20:00. El trayecto entre ambas ciudades corre por la costa. El lateral tiene en muchos tramos un bordillo de 5 metros de césped. De camino en un tramo poco iluminado vemos un accidentado tapado en el suelo. Estaba envuelto en una sabana blanca con varios coches de Policía. Me llamo la atención que los coches de policía no tuvieran las luces de emergencia puestas. Estaban subidos en el lateral derecho de la calle, en el césped. Considere que así no llamaban la atención a los viandantes. La poca luz en el lugar no me dejo ver mas que el cadáver envuelto. Retire la mirada no me gustan estas escenas. Después al regreso al puerto la policía me indica que Javier esta en el hospital con un golpe. Nos desplazamos rápidamente en taxi. En urgencias no encontraban al paciente. Llamaban a distintos departamentos pero a la una y media de la madrugada no contestaban. Cruzamos andando pasillos estaba en la Morgue. Un sitio inmundo, metido en una cabina. Jamas pense que esto acabaría así.

ESPECIAL DESCRIPCION DE JAVIER HORNO, MI SOCIO.

VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR