LA BITACORA DEL MARE-NOSTRUM______________VOLVER PAGINA ANTERIOR

ESTANCIA EN ESTAMBUL

 9 de abril a Estambul. Salimos desde la isla de Marmara hacia Estambul 70 millas. El mar en calma, poco viento y contrario, viene del norte (contra pronostico). Al salir del puerto y volver el cabo toda la flota pesquera del puerto estaba frente a nosotros. Ocupaban todo el mar en una hilera perfecta y en varias filas. Tuvimos que hacer maniobras para salir de su área de influencia y no estorbar. Durante todo el día el trafico de barcos es intenso con dirección Estambul. Vimos un atardecer precioso, un poco frío quizás. Empezamos a ver luces de costa, barcos que nos cruzan, barcos varados sin luces, en el radar podemos ver todo lo que a simple vista no se ve, es peligrosisimo con un trafico tan abundante que haya barcos sin ninguna luz o identificativo de varada. Avistamos la marina, nuestro destino, pasamos la bocana, es grande, muy aparente, muchas luces. Llamamos por radio repetidas veces en distintos canales nadie responde. Los barcos amarrados que vemos son lujosos, aquí hay mucho dinero. Una vez mas a falta de indicación por parte de la marina amarramos donde mas nos conviene. Nos metimos entre dos barcos de motor, el doble que nosotros en altura y metros, parecemos una patera. Comenzamos las labores propias del amarre y posterior conexion de servicios, agua, luz eléctrica, siempre estan las modificaciones necesarias para poder conectarnos a las tomas en tierra, una vez superado este paso cargamos baterías y comenzamos las tareas de la cena y copa de alcohol incluida para celebrar nuestra llegada. En todo este tiempo desde nuestro arribo nadie se ha presentado para solicitar documentación, parece como si nuestro barco hubiera estado siempre atracado en esta plaza. La noche se alarga, paseamos por las instalaciones parecen de lo mas elegantes en la zona pero nadie parece cubrir la seguridad de tan magnificas instalaciones. Tomamos un te en la única terraza abierta dentro del recinto de la marina. Entrada la madrugada toca ir a la cama.

10 de abril Estambul. Comienza un día que considere seria relajante nada mas lejos de la realidad, al acercarnos a las oficinas de la marina comenzamos un proceso de lo mas complejo para darnos de alta en el país y en Estambul. El personal que nos atiende demuestra una amabilidad inusual, ellos conocen el protocolo y es tedioso. Todo el personal de la oficina dispuesto para ayudarnos al papeleo. Jamás pensé que fuera tanto lío, cada sitio de registro en una punta de la ciudad. Piden un taxi por telefono, me acompaña un marinero jovencito muy bien uniformado, parecía un oficial de la marina real, el hombre lucho en cada mostrador por acelerar los tramites pero con poco éxito. Llegamos a las 17 horas desde las 10 de la mañana y sin tomar bocado. Gaste mas de 10.000 pts en gastos de tramites. Decidimos ir a visitar Estambul. Un paseo por la ciudad me despejara, el Cuerno de oro, Santa Sofía, La Mezquita Azul. Durante las visitas a los principales monumentos Marcelino y Monty imitan los ritos de la gente religiosa de la zona, no siempre estan bromas son bien recibidas por los transeúntes que nos observan, los actores procuran dar un aire de seriedad para evitar conflictos pero las risas del resto del grupo les delata. Acabamos nuestra gira turística en la calle mas popular donde abundan las terrazas con elegantes cafés para turistas. Oímos hablar constantemente Español a la gente que camina. El día pasa rapido buscamos un sitio acogedor en mitad de la calle donde poder cenar, el lugar como muchos otros es muy típico. El camarero nos anima a pedir un poco de todo utilizando algunas palabras en Español, también muy típico. La vuelta al barco la realzamos en varios taxis ya que a estas horas no hay otro transporte disponible estamos a unos 15 kilometros del cuerno de oro.

13 de abril llegan mas tripulantes. Mi hermano Jorge y una amiga de Pamplona, Beatriz llegan en el mismo vuelo. Estamos esperandoles ansiosamente son nuevas caras que echamos de menos. Mi hermano Jorge vuela desde Madrid y Beatriz sube al avión en Barcelona, uno se sentó delante del otro, como no se conocian no llegaron ha hablar hasta juntarse con nosotros en el aeropuerto.Mi hermano se quedo dormido la mayoría del vuelo.

Esa noche tenemos preparada una paella para cocinarla en una barbacoa pequeña de estas que se montan la llevamos en el barco como utensilio de fiesta. Comienza los preparativos a refugio del ancho muelle dondeestamos amarrados, somos 7 comensales con las ultimas llegadas. El cocinero jefe Monty y el 2º cocinero Marcelino como siempre muy resueltos, preparan con amor este delicioso manjar sobre todo en estas latitudes, nuestra alimentación es muy diferente a la de la zona donde nos encontramos. Alguna queja por parte del equipo de cocina por falta de fuego pero la paella salió riquisima. La 1ª tripulación Marion y Marcelino dormirán en un hotel que ya tenían cogido con el viaje de avión, parece ser que el cuarto de baño es mas grande que el del barco y además algo mas cómodo (puede que sea cierto).

14 de abril visita del Bósforo. Zarpamos de nuestro espléndido amarre a las 11:00 horas ya desayunados y bien duchados. Mi hermano Jorge en la proa del barco sobre el puente del bauprés, no quiere perder detalle. No tenemos mucho viento vamos a motor. El mar se encuentra lleno de barcos varados a lo largo de toda la costa, los vamos sorteando. Llegamos a la entrada del Bósforo, el paisaje es de postal caen algunas gotas, alfondo el arco iris sobre uno de los puentes que cruzan el estrecho del Bósforo. Primero encontramos a babor el palacio de Topkapi, lo rodeamos, entramos en el cuerno de oro, navegamos hacia el fondo del canal. Los ferris cruzaban a toda pastilla sin ningún miramiento de lado a lado, ellos son los importantes nosotros los intrusos. La corriente de agua viene en contra, se dibuja en la superficie remolinos que chocan con el casco frecuentemente. Los remolinos no ceden al empuje de los barcos. Nos costaba seguir el rumbo, en ocasiones quedamos parados no avanzábamos nada. No podemos sacar vela seria una de nuestras soluciones, pero no hay espacio sufucuente para la maniobra y el trafico de petroleros de mas de 200 metros es constante. Esto quiere decir que en nuestra partida a Ucrania necesitamos tiempo favorable o nos eternizaríamos dentro del Bósforo. Arribamos a una ensenada que forma el canal, un ensanchamiento generaso a estribor que nos permite maniobrar y buscar mejor rumbo para ganar a la corriente, no tiene sentido seguir trepando hacia el mar Negro, hay un ferri que por poco dinero nos llevara a cada uno de los puntos del canal. Vimos como ultima estampa el castillo de Europa.

En la travesía vimos muchos palacios, casas maravillosas, mezquitas. Encontramos posibilidad de atraque en grandes pontones en la orilla del canal con suficiente calado para barcos privados de gran envergadura. La información que te ofrece la marina donde nos encontramos atracados es que no existen lugares de amarre hasta el final del Bósforo ya en el mar Negro, sin embargo es obvio que no quieren competencia, indican que la mas cercana esta a 70 millas, no es cierto. Pasamos el primer puente y el segundo cuanto mas avanzábamos mas lujosas eran las casas y el entorno mas verde. Es todo un espectáculo. Regresamos y nos pillo una tormenta con granizo. Granos de hielo grandes como garbanzos, solo duro unos minutos pero lo suficiente para marcar en algunos puntos la cubierto y ventanucos, gracias a que solo nos toco la cola de la tormenta que venia. Volvimos a nuestro punto de partida.

Nos desplazamos en taxi a lo mas alto de la ciudad en la orilla de asia, a una especie de recinto espiritual. Un jardín con bancos y una vista aérea de Estambul. Cenamos en un restaurante concertado por el gobierno para disfrute del pueblo, los precios son populares.

16 de abril el Gran Bazar. Vamos al mayor centro comercial que tiene Estambul con mas de 1 millón de metros cuadrados. Repartido en tiendas de no mas de 30 metros cuadrados cada una. Puede que trabajen unos 200 empleados directos y 500 mas indirectos. Las visitas de gente no se podrían valorar. Se cometería un error ya que en algunos momentos hay mas gente que la capacidad lógica permite. Mi hermano Jorge compro varios kilis de tamaño grande, unas babuchas de fantasía Turca y algunas cosas mas por unos 25.000.000 de liras Turcas, algo a si como 2.500 pts.

17 de abril el mar Negro. Salimos a las 10:30 en ferry rumbo a recorrer el Bósforo y llegar hasta el mar Negro. El barco esta completo, vamos muchos turistas de todas las nacionalidades y algún Turco. Todo el paisaje es conocido hasta las torres de Europa, después empezamos a grabar y hacer fotos. Javier con esa peculiaridad que le caracteriza conoce al Capitán y se lo camela para subir al puente de mando. Después de toda la mañana sin saber nada de Javier descubrimos que esta con el Capitán. En la tarde nos ofrecen subir a nosotros también al puente pero siempre supervisado por Javier que se ha convierte en el 2º de abordo con diferencia de los demás empleados.

Las vistas desde la torre defensiva Veneciana en la desembocadura del Bósforo es espectacular. El mar Negro esta muy tranquilo. Ya tenemos ganas de comenzar la ruta Estambul - Sebastopol. En pocos días nos pondremos a ello. Nos falta el visado, revisión de barco y grabar algunos puntos que nos quedan de Estambul. Mañana domingo nos dejaran solos las visitas y empezaremos nuestro trabajo del día a día. Se agradece las visitas, estamos muy lejos de casa y nos gusta compartir momentos con gente querida.

VOLVER PAGINA ANTERIOR