LA BITACORA DEL ATLANTICO___________________ VOLVER

9ª TRAVESIA FAIAL, AZORES - ESPAÑA

Una mañana preciosa el cielo limpio, una brisa suave de aire, la isla esta como llegamos, paz, ruido de trafico de fondo, la gente va y viene, el que nosotros nos vayamos solo nos afecta a nosotros, nos hemos despedido de todos los conocidos, son las 8,00 IMAGENhoras es tan pronto que todos duermen las fiestas nocturnas se alargan mucho. Zarpamos, no están levantados los vecinos ingleses, mejor así no sufren, soltamos amarras. En silencio llegamos a la bocana, tenemos a la impresionante isla Pico a nuestro babor, de frente tenemos la isla de San Jorge se ve todo verde, una línea muy fina de arena al borde de agua, es una isla alargada no tiene mucho que visitar, la población es ganadera, no tiene el aliciente turístico como la isla Pico la visita del gran volcán, nosotros nos vamos sin verlo el tiempo apremia. El canal entre islas lo hacemos a vela y motor hay una ventolina muy suave infla vela pero empuja poco. El día pasa recorriendo las dos islas, las vistas las dedicamos a ambos lados son muy paralelas, en paisaje y formas solo el volcán rompe la vista hacia arriba pero la base es muy parecido. Los comentamos se refieren a todo lo ocurrido en la travesía anterior, lo bien que lo hemos pasado en Horta, quizás en comparación o sentimiento de liberación de los que venias de pasar. El mar esta agradable, un día perfecto para navegar, nada comparado con lo anterior. Entra la tarde avistamos al fondo luces de la isla Terceira, abandonamos el canal entre Isla Pico y San Jorge apuntamos proa hacia España, casi huele a hogar, vemos alguna luz de la isla San Miguel al fondo por babor. Tenemos una travesía de unos 7/8 días hasta el cabo de San Vicente accidente geográfico tan temido por muchos. Detrás de el, la entra al estrecho de Gibraltar. Ahora somos tres Javier, Jorge mi hermano y yo, los turnos son cada dos horas pero pasamos muchas juntos, las conversaciones son largas. Todos los días a las 12,00 se establece aperitivo, latas de cosas ricas, cerveza fría, llevamos el frigo encendido. Hacemos una media de 5 nudos, el mar esta suave, el viento de NW nos empuja vamos con mayor, mesana y genova, todo va perfecto, el animo ha cambiado, no hay tanta tirantez, hay mas espacio, mas orden, mas limpieza aunque creo que la limpieza viene ligado a que somos menos, también incluido mi hermano limpiamos mas no excluyendo ninguna zona. El vater funciona con suavidad, no huele nada mal hemos renovado los ambientadotes. Tenemos sol durante todo el día, ni una nube, la queja es que no podemos soportar tanto sol. No hay mucho que reseñar, las cenas son sopitas calientes con algo de fruta, en la noche refresca, se duerme a gusto hay que taparse con una sabana. Durante siete días solo nos cruzamos con seis barcos, yo pensé que este tramo estaría mas concurrido pero eso fue todo. Las conexiones con nuestro amigo Altino fueron fáciles, todo estaba despejado con un gran anticiclón y sin cambios en los próximos días. A última hora de la tarde del séptimo día avistamos el faro San Vicente, nos queda poco.

Entramos en el estrecho de Gibraltar, el lado de nuestro estribor ofrece mucho trafico contrario, barcos que salen del Mediterráneo, vienen flechados, se adelantan sin dudarlo nos los encontramos de frente y tienen prioridad y mas volumen que nosotros, nos obligan a guardar el orden establecido del canal, mitad para cada sentido, pasamos a nuestro lado de babor que no supone estar mas seguros, sopla poniente por lo que es el momento de pasar hacia el Mediterráneo mañana cambia y se pondrá levante así que hay que aprovechar, nos pasan barcos de 200 metros a poca distancia sin piedad, las olas que montan nos las comemos enteras. Recibimos el viento de W así que navego en empopada , mayor cazada a la banda y genova tangonadó cazado a la banda contraria, navegamos rápido vemos los 7 nudos pero cualquier error de rumbo supone ver como el mástil se retuerce por la presión que ejercen las velas a limite de empuje, tenemos un ketch no hay posibilidad de spinnaker pero seria la mejor maniobra. Los barcos son constantes nos pasan a pares por un lado y por el otro no podemos perder de vista el rumbo por la empopada y tener cuidado con lo que se acerca la noche será intensa si seguimos en este mismo formato. Las olas que se forman son grandes cráteres donde caemos y salimos nos empujan el viento nos lleva, quitamos mayor no puedo ver bien la maniobra, soltamos también el tangón para no sufrir sustos, navegamos con genova suelta. Es nuestro ultimo día, nuestra ultima noche, los turnos los llevamos raros cada uno de los tripulantes timoneamos hasta el limite de sueño ni decir tiene que el timón con este empuje de popa no se mantiene. Hacemos sopita esta será de momento la ultima antes de tocar tierra Española. Queremos tortilla Española, huevos con chorizo, paella y kilos de jamón serrano o como estamos cerca de la zona jamón de Jabugo. Las ultimas previsiones que nos da Altino, viento de poniente hasta las 12 del medio día, después un levante que soplara con fuerza, esperamos llegar antes del cambio los cálculos dicen que muy justito. Navegamos por rutina, estamos deseando llegar a tierra, Javier tienen toda la colada hecha, llevamos en la botavara de la mesana un mantel de ropa al aire de nuevo una colección de calzoncillos, en Horta se compro dos mas, yo tengo muy superado el concepto de barco gitano siempre llevamos un tenderete al viento.

Tenemos avistado la bocana del puerto de Chipiona avanzamos algo mas lento el agua esta muy agitada y encontramos remolinos que nos frenan son las 11,30 solicitamos plaza en el puerto y ayuda para amarrar arribamos con barco de 20 toneladas y 16 metros de eslora rogamos nos den un amarre fácil, torre de control nos indica el amarre junto a la patrullera de la Guardia Civil, estaremos a buen resguardo no creo que nadie se atreva a meterse a robar. Quedan 10 minutos para las 12,00 horas el mar va cambiando el viento esta racheado con vientos cambiantes nos queda algo mas de 10 minutos para arribar. Prácticamente a 5 minutos de la bocana cambia el aire, no me lo puedo creer, hasta el ultimo momento jodido, el viento nos frena vamos a 3 nudos a pleno motor no avanzo mas, el mar se esta montando en contra, es la leche. Tenemos las amarras preparadas siempre vamos con cabos de emergencia por si tenemos que realizar algún movimiento no esperado o sujetarnos de emergencia. Entramos al puerto esta orientado este al fondo con la bocana al oeste aun dentro cuesta moverse sigo a pleno motor para evitar perdida de gobierno, veo la patrullera, la Guardia Civil sale a nuestra llegada les indicamos que vamos al amarre siguiente, muy servicialmente se disponen a darnos las amarras, viro a babor, otra vez a babor, el barco se mete en el amarre pero se pone a favor del viento se flecha estoy frenándolo con el motor, entre muy fuerte para no perder gobierno, hay un lío entre los Guardias y la tripulación por mi estribor veo como un pobre Guardia con zapatos de vestir esta resbalando por el muelle sin poder parar el barco, no estoy amarrado y me voy, si no tomo medidas me estampo con mucha fuerza con los barcos amarrados en frente, al guardia que va resbalando le indico que me suelte caigo a mi babor doy reversa y logro derrapara hacia atrás, meto todo el motor avante, voy gritando que salimos que no podemos quedarnos el amarre es corto y no hay posibilidad de sujetar barco. Los Guardias indican a torre de control que nos den un buen amarre que nuestro barco no es una broma, todo esto en un andaluz cerrado, añade que se ha dejado las suelas de los zapatos de sujetar el muerto, nos reímos por no llorar, torre de control nos indica que vayamos al fondo de ese pantalan y amarremos en el ultimo amarre es muy grande, doy la vuelta fuera del puerto, no me atrevo dentro de la bocana, hay poco espacio con este terrible viento hay 35 nudos. Entro de nuevo, si antes entre a 4 nudos ahora voy a 5 no me la juego, se que puedo pararlo, si pierdo gobierno la liaremos, no tenemos remedio siempre nos tenemos que hacer famosos, los Guardias corren por el pantalan para ir al ultimo amarre, la gente de otros barcos salen ligeros para ayudar alguno se pone en su proa por si no las llevamos por delante, entro a toda pastilla la gente me dice que pare que se acaba el agua, los guardias gritan cuidaoo, cuidadoo chacho, yo también voy acojonado pero esto va mejor así. Llego a un amarre donde tengo que caer a estribor y ponerme contra el viento que sopla, eso es bueno me ayudara pero si no me amarran rápido me iré de popa, la ventaja es que aquí estoy solo no golpeare a nadie. Rápidamente viro a estribor, mi hermano tiene la amarra en la mano tiene que dársela a un buen hombre que la espera en el muelle pero duda unos segundos si debe antes intentar parar el barco, queda un metro y aun llevo velocidad, freno perfectamente, esos segundos de duda son vitales, suponen que los que están en popa Javier y los Guardias se tienen que dejar las uñas para que no se estrelle el barco por popa, doy un golpe de motor avante por fin mi hermano entrega la amarra, el hombre con experiencia nos caza al noray de un tirón y listo, ya no hay problemas. Formamos en el muelle frente al barco los tres tripulantes para agradecer a la Guardia Civil su inestimable ayuda, igualmente que a los nuevos vecinos, comentan que no creían posible parar el barco de 5/6 nudos a cero, un barco tan grande y pesado, los guardias me veían subiendo con el barco al primer piso de la torre de control, que susto para todos, los vecinos temieron por sus barcos. No me gusta destacar en un lugar donde debes pasar desapercibido pero esa tarea no logramos hacerla bien, siempre damos la nota, espero aprender algún día.

Organización, llamamos a casa estamos en tierra, ya no hay prisas al bebe le quedan 10 días o mas, mi padre esta en buenas condiciones, ya hay paz. En pocos minutos tenemos el barco preparado para dejarlo cerrado, los equipajes hechos, Javier dice que tiene un autobús a las 15,00 horas, unos amigos de Chipiona nos vienen a recoger en coche, a Javier le llevan a la estación de autobuses, nos despedimos con una cerveza en la mano, Javier y yo estuvimos un buen rato abrazados como despedida han sido dos meses intensos. Es agradable contar muchas historias sobre lo vivido especialmente si las has sudado y desde luego esta aventura la cerramos con demasiadas anécdotas sudadas. Mi hermano y yo cogeremos el tren de la noche, aprovechamos para comer con nuestros amigos unos pescaitos, tortilla Española, gambas de Huelva, jamón Serrano, manjares de la tierra, estamos en zona cristiana.

VOLVER A LA PAGINA PRINCIPAL