LA BITACORA DEL ATLANTICO___________________ VOLVER

6ª ESTANCIA EN ST GEORGE - BERMUDAS

Son las 10,00 de la mañana entramos a la bahía a las 6,30 los tramites toman tiempo. Pisamos tierra firma, aunque es un cemento degradado. Saludamos a nuestros vecinos un grupo de americanos de babor se parecen a los Beach Boys son cuatro típicos americanos, mantuve largas conversaciones durante los días siguientes con  el capitán, estaba acostumbrado a realizar la travesía hasta las islas y me comentaba que jamás por estas fechas habían tenían un tiempo tan malo, comentaba cosas sobre el cambio climático. Nuestro vecinos de estribor son jóvenes tienen unos 35 años, un matrimonio de origen brasileño, están de transfer hacia Inglaterra para vender el velero y sacar dinero para disfrutar de unas vacaciones. Encontramos un edificio destartalado después de subir unas escaleras, las escaleras están sin terminar faltan peldaños y hay montones de tierra en medio, intolerable. Subimos rápidamente a las oficinas hay que llamar a casa para dar novedades. La oficina en la planta de abajo es un cuarto de 4 metros cuadrados con un equipo de radio de hace 10 años. Nos atiende una señorita con poca gana, se nota brutalmente su acento británico, estamos a mil millas de EEUU y a unas ocho mil de UK, curioso. Lo primero que nos informa es que no funciona el teléfono South Bermudaspublico, tenemos que ir a la ciudad, 2º el agua para llenar los tanques la distribuye un marinero por las mañanas con una manguera de un camión, 3º no hay luz eléctrica disponible, solo para casos de emergencia, 4º el cuarto de baño tiene agua caliente pero con paneles solares, tarda en calentar el deposito, 5º el precio del amarre es de 10 libras de su majestad por día, eso al cambio son unas 2.490 pts, carito y no tienen de nada. El parte metereologico si lo tienen, te dejan ver una hoja con las isobaras para que lo interpretes tu, no hay nada mas, la hoja muestra una esplendida borrasca que pasara en 3 días eso apunta a nuestra partida. Tengo que coser la vela, la señorita me da una tarjeta con el único velerista que hay en esta parte de la isla, la dirección es su fabrica y su domicilio, hoy es domingo 11 de mayo, no es el día mas adecuado pero aun así me llevare la vela y tratare de dejarla en el domicilio. No tenemos tanto tiempo, el dinero del amarre corre y el reloj de la tripulación también. Las fechas no son buenas rozamos la epoca de grandes tormentas, algunas son tifones y huracanes no nos interesa tener esa experiencia. El piso superior del edificio es un bar restaurante con pocas mesas y poca alimentación algún pastel en bolsa y hamburguesas, nada de tortilla de patata o paella, chopitos, o huevos con chorizo, el menú es corto, eso si, hay un billar y una pista de dardos, la afición reclama estos juegos. Nos duchamos rápidamente, el segundo turno con agua fría, no quiero explicar la sensación de miseria después de una travesía de 11 días creo que el agua caliente es lo mínimo que se puede esperar, la próxima ducha será en el barco por lo menos me garantizo el agua caliente aunque con espacio limitado.

La ciudad esta a 2 kilómetros tenemos que llevar la vela iremos en el bote queremos recorrer los canales y toda la ciudad para conocer las posibilidades que nos ofrece. Cerca del muelle principal, en el cogollo de la ciudad, antes del edificio de emigración vemos una esplendida terraza con unas mesas coronadas con sombrillas, expuestas al poco sol que hay, unos clientes sentados toman una cerveza. No fue necesario preguntar, la tripulación al unísono grito “vamos”. Amarramos al borde de las escaleras que suben a la terracita, saludamos, nos sonríen, responden el saludo, nos sentamos en el mejor sitio, las vistas son inmejorables tenemos la bahía interior llena de barcos fondeados, el muelle principal con todo el meneo de turistas, suben, bajan, la calle principal con todas las tiendas abarrotadas de artículos en poyetes enfrente de la puerta, todo muy turístico. Sale una señora negra bastante mayor nos mira sorprendida, la explico que somos los marineros del trasatlántico de pasajeros, se ríe a carcajadas no tiene dientes, ninguno, estamos secos, la digo, nos puede poner unas pintas de cerveza??, sigue riéndose a carcajadas se va al interior y a los pocos minutos aparece con unas maravillosas jarras llenas de cerveza hasta arriba, necesitamos comer algo son las 11,30 para desayunar solo la cerveza es duro, la señora no reacciona, solo nos mira, no dice ni palabra, después del silencio prolongado de su boca y con dificultad, pronuncia, panchitos, solo panchitos, Javier mira la cocina la señala, la señora dice que solo por la noche, Javier se pone de rodillas la implora que quiere una tortilla de patatas, la señora no entiende pero se destornilla de risa, se lo traduzco y todavía se ríe mas, finalmente empujada por Javier entra en la cocina, Javier vuelve con cuchillos y patatas, las pelamos y cortamos, la señora nos mira desde la puerta de la cocino sonríe de oreja a oreja, Javier vuelve a la cocina con el material, mientras Javier cocina la pedimos otra ronda de cervezas la señora no hace mas que reírse. La tortilla algo estrafalaria pero en donde estamos con cerveza en la mesa (algo caliente es la costumbre), después del estrés de pensar que habíamos sido aducidos por seres extraños en el triangulo de las Bermudas, esto es el cielo. Pedimos a la señora la cuenta nos pide 10 libras por todo muy barato dice que volvamos se ha reído mucho con nosotros y que la próxima vengamos por la noche, será mucho mas divertido. Dejamos atrás la terraza con la señora moviendo la mano, despidiéndose, Javier la dio cuatro besos y dos abrazos, se comprometió a casarse con ella si no encontraba en la mañana nada mejor, volvería por la noche para recogerla, ni decir tiene que la señora se partía de risa, calculo que tiene unos 70 años, lo paso bien igual que nosotros, nos reímos, se borraron los malos rollos entre la tripulación por lo menos unos minutos.

Vamos en un bote de 4,30 metros con el suelo rígido, empuja un fuera borda de 15hp, pesamos unos 600 kilos, eso se nota, de vez en cuando entra agua del chapoteo. Pasamos a la otra parte de la ciudad que queda después del muelle principal, esta abarrotada de barcos abarloados unos a otros en 3 líneas, se golpean frecuentemente, el muelle es alto, los roces de la embarcación que esta en contacto con la madera es brutal parece no importar. Todo es muy turístico, limpio hasta donde se puede, sin exagerar, se ve animación en la zona, el ambiente es bueno. Dimos un paseo largo duro unas cuatro horas, la primera cabina que vimos la abordamos habíamos cambiado moneda en el bar de la marina a un precio mas conveniente que en emigración sin pagar tasas bancarias. Volvemos al muelle principal, fotos de rigor, el velerista tiene una casa justo enfrente, la nave de madera esta muy destartalada nada que ver con la casa donde vive. No veo movimiento ni en casa ni en la nave, llamo al timbre se abre una ventana del piso superior pregunto si es posible dejar una vela para reparar solo dejarla el hombre me mira no le hace gracia, sin decir nada cierra la ventana, no me muevo, espero que baje, tardo su tiempo abrió la puerta y le pedí mil disculpas pero deberíamos partir lo antes posible y la vela no puede esperar siguió mirándome, me pregunto de donde eres conteste que de España le hizo gracia, siempre los españoles añadió, cogio la vela la deposito en el suelo del recibidor y me digo que volviera el lunes de mañana, no ha sido muy amable pero me imagino que siempre le estarán molestando. Javier tiene una costumbre le gusta enviar postales lleva en la mano 7, en cada una ha puesto dos vocales nada mas, firma las pone en el buzón. Tenemos que cargar propano, gasoil, hoy domingo no es el día pero ya sabemos donde ir. En la noche nos metimos en uno de los locales mas populares había cola para entrar es un lugar de solo hamburguesa las compraban de diez en diez para llevárselas a casa, había 4 mesas en el interior. Las hamburguesas tenían buena pinta y costaban unas 100 pts al cambio, muy baratas, pedimos 20 unidades 4 para cada uno, nos las servia cada poco tiempo. Nos enteramos después de la procedencia de la carne, el dueño es cocinero de la armada británica parte la compra y otra parte se la apaña, no tiene competencia ni en precio ni en calidad. Nos sentamos, a los pocos minutos se sentaron unas jóvenes de tamaño exagerado, 3 gorditas con cara redonda, no cabían en la silla, Javier empezó a gesticular explicándolas que éramos navegantes, las chicas no reaccionaban bien, no las gusto la entrada, le miraban con odio, Javier cambio de interlocutor había un negro grande que parecía deficiente mental es la persona que colabora en el local para limpieza, Javier se levanto y le saludo efusivamente, le pregunto por su nombre respondió Alabama, Javier dijo Valladolid nos reímos el negro se llamaba realmente Alabama lógicamente Javier no se llama Valladolid la risa no se entendió bien por parte de las chicas creo que pensaron que Javier era el típico bronca que buscaba reírse del personal empezaron amenazarle, le rogué que se sentara que el ambiente no era bueno pero Javier es único empezó a saludar con un beso a todas las chicas que entraban por la puerta para comprar hamburguesas nadie quitaba la cara, las pillaba Bermudas, St Georgedesprevenidas nos reímos un buen rato, las gorditas creo que al salir le empujaron, sin querer claro. La noche no la alargamos demasiado tenemos sueño retrasado.

Lunes tenemos mucho que hacer la vela, el propano, todos en grupo fuimos caminando hasta la ciudad por una carretera arbolada, el nivel de la carretera esta a la misma altura que el tejado del edificio de la marina hay que subir escaleras para llegar a la salida por tierra. Cerca de la carretera hay casas con jardincillos, típicas casas de campo inglesas. Todo es muy verde. Las placas solares y los molinos de viento imperan en todas las casas, la energía es cara, los oriundos son previsores. La isla entera trabaja para la administración inglesa, temas militares, temas administrativos, el que no trabaja para la administración se dedica a servicios privados es un porcentaje muy pequeño de población, el negocio de la isla es el turismo, grandes complejos hoteleros con golf, piscinas, todo lujo. No hay terreno para el cultivo, el suelo no da para nada, pues bien el suministro del 90% de alimentos viene de UK, verdaderamente son patriotas, jamás había visto en tan poco espacio tantas veces representada la figura de la reina, creo que son unos nostálgicos de sus orígenes, necesitan sentirse del club aunque el partido lo jueguen tan lejos de casa, creo que la reina paso una vez en su vida por estas tierras. La ciudad es una replica de cualquier pueblecito de costa ingles, muchos colores, casas de madera, calles anchas, preparadas para la lluvia. La gente viste típica británica, hay mucho pantalón bermudas colaboradores del buen nombre de la isla, casi todos caminan con el paraguas en la mano, visten un impermeable de los de guardar en una bolsita.

Comenzamos el dia con un desayuno donde nuestra amiga la señora mayor negra, el local no lo encontramos por delante no identificamos donde esta exactamente, dimos vueltas hasta que pudimos ir al borde del agua, avanzamos penosamente saltando verjas, vallas llegamos a nuestra terraza, la señora se alegra de vernos, Javier la da dos besos no se si uno en la boca, la señora hace los honores nos preparo tostadas típicas inglesas con pan de Muffans con mantequilla no es la tortilla Española pero esta bueno, el precio fue todavía mas barato, la señora se alegra de vernos. Salimos por la entrada principal, nadie se fijo en la fachada, solo situamos la placita donde esta el local. Caminamos unos metros y llegamos a la fabrica del velerista se oye ruido, esta trabajando en nuestra vela, casi esta terminada, puso un único parche en una costura donde la presión es mayor que en el resto, ensamblo los paños con tiras de refuerzo la vela quedara como nueva, le pregunto por el coste 100 libras no es mucho, me esperaba mas, es un consuelo, le animo a que revise toda la vela y si ve alguna falla que la refuerce. Para llegar a la estación de propano necesitamos un taxi todos no cabemos, nos dividimos en dos grupos los hermanos van de compras, Javier Jorge y yo cogemos el taxi, uno de esos típicos Ford antiguo de cabina ancha y alta, todo muy típico, el hombre muy amable aunque cuando vio la bombona insistió en ponerla detrás, luego nos cobro el porte del maletero. La estación de gas es un gasolinera con el servicio de recarga, el hombre dice que hasta mañana, insistimos estamos lejos volver mañana es difícil, el trabajador es un currito tiene sus propios problemas y no esta dispuesto a realizar ningún esfuerzo, saco 5 libras las dejo disimuladamente cerca de la mano del hombrecillo las coge, desatiende la gasolinera y conecta la bombona a una tubería, en 3 minutos tenemos cargado la bombona nos cobra 3 libras, costo mas la propina que el servicio, en fin es la vida.

Volvemos a encontrarnos con los hermanos Franky y Rafael en la ciudad hemos quedado en la terraza del Red Lyon, veo que tienen unos papeles en las manos discuten sobre algo de los papeles cuando nos ven llegar retiran todo y lo guardan. Pasamos el día disfrutando de la ciudad dimos paseos, vimos las calles hay momentos de pararse para ver pasar a la gente son curiosos en sus vestimentas y costumbres Javier les mira fijamente como un chiquillo les guiña el ojo se ríen no tienen mal genio. Los papales que antes leían los hermanos los tiran en una papelera, me pica la curiosidad no se que pensar, me despisto, vuelvo a la papelera y veo en que consistía la discusión habían pedido presupuesto en una agencia de viajes para volver en avión a Miami y de allí a España la broma sale por mas de 2.000$ es mucho dinero, así que no creo que tomen esa decisión, en parte lo entiendo hemos pasado un mal trago, el ambiente no termina por ser bueno. Volvemos al barco nos duchamos y alguien quiere volver donde las hamburguesas para saludar a Alabama, ¿quien puede ser?, es Javier, como un niño dice que quiere tomarse una estupenda hamburguesa hecha por Alabama, aceptamos pero iremos en el bote el camino de vuelta con el estomago lleno es muy pesado. Amarramos el bote donde nuestra amiga negra, el ambiente es calentito, hay jóvenes en plena acción con elementos de mediana edad podrían ser militares por el corte de pelo. Caminamos hasta el local de FastFood comienza el ritual, Javier abraza al negro de dos metros como si fuera la novia, Alabama esta contento, siempre ríe con Javier, el dueño le deja sentarse con nosotros siempre que vamos hace un buen negocio. Estamos cansados hoy no da mas de si ni el estomago ni el cuerpo, volvemos al barco, a Rafael se le ocurrió traer su nuevo equipo de fotografía, no es buena idea después de varias cervezas con este grupo de gente¡¡¡ empezaron a mover el bote para salpicar, Rafael se iba calentando temía por su equipo, como siempre tuve que intervenir subia el nivel de la broma, querían volcar el bote entre Javier y mi hermano son la leche.

El miércoles 21 es el cumpleaños de Javier insiste que no quiere regalos, le molestan, prepararemos una fiesta sorpresa. Regresamos al barco para lavar ropa limpiar el barco adecuadamente y revisión general, jarcia, velas, maniobras, tensores, Javier propone abrir la peluquería es decir me mira con una sonrisa burlona, tengo pelo no es muy largo pero comparado con el afeitado de su cabeza es toda una cabellera, Franky y Rafael aceptan el tema le preguntan cual es su experiencia, Javier contesta riéndose que el pelaba a sus perros, le tomaron en broma y se puso a la tarea, comenzó por Rafael, algunos con lagrimas en los ojos por no soltar la carcajada aguantamos la foto, Rafael no se ve pero tiene unos trasquilones que parece haber pasado un tiña o algo similar no sabemos si podrá igualar mejor darle tiempo pero es que va a peor. El final es horroroso Rafael tendrá que llevar gorrita durante los próximos meses, Javier propone rasurarle la cabeza la mole de 140 kilos y casi dos metros se levanto, amenazante dice que se vaya a tomar por c… en fin no parece que este ajusto con el modelo de diseño que tiene por cabeza. Todos pensamos en fotos pero el intento crispo mucho los nervios así que no hay reportaje grafico no estaba el humor para estas cosas, lo mas gracioso es que mañana pensamos ir de paseo a Hamilton y con esas pintas tendrá que llevar gorrita. Volvemos de nuestra excursión me encuentro con el patrón de origen Brasileño, Angel me invita a una cerveza en el bar de la marina, acepto con gusto, sus cervezas se convirtieron wishky a palo seco, la primera parte de la conversación fue técnica, sus experiencias, ha trabajado como marino mercante, trabajo en proyectos de rentabilización de motores marinos, es un hombre ilustrado con mucha experiencia en el mar. Cuando iba por el tercero baso de whisky la lengua se le desplazaba, comienza a relatar lo malo de su vida, viaja con su mujer para superar una crisis en su matrimonio, no podían tener hijos y esto les desunía, hacian la travesía para vender el barco en UK con el dinero pasarían unas muy buenas vacaciones en Europa, espera solucionar sus desavenencias asi, pienso en silencio que la travesía esta siendo una crisis de agua, el mar esta tan revuelto que no creo que sea una travesía de placer. Llega Javier, se apunta al grupo dice que para recuperar las rondas perdidas se pide dos cervezas a Angel otro baso de whisky, yo me disculpo y les dejo, necesito hablar con el patrón de los Beach Boys, según bajo las escaleras del bar oigo las risotadas de Javier y Angel, Javier quiere aprender unas palabras picantes en brasileño y esta montando el follón. En la marina no hay luz, solemos ir con linterna, hay que bajar unas terribles escaleras en obras hasta el muelle. Me aproximo al barco de los famosos, solicito permiso, el patrón me da permiso para entrar, hablamos durante dos horas, su experiencia es corta solo hasta Bermudas conoce muy bien los cayos de Florida, la conversación ha sido entretenida estoy casi saliendo de la cabina cuando oigo un quejido en la calle, saco la cabeza por el tambucho, vislumbró un bulto que se mueve en el hueco de la escalera es Angel, Javier esta intentándole levantar, me aproximo, veo que angel sangra mucho de la cara, se ha clavado un hierro de uno de los forjados tiene el pómulo colgando por poco no se da en el ojo hubiera sido definitivo, le sentamos, le apoyo la cabeza sobre la pared esta medio grogui, tengo un Bandanas en mi bolsillo le aprieto como puedo el pómulo anudándole el pañuelo detrás de la cabeza. Veo luz en el barco brasileño, llamo a su mujer baja del barco corriendo, entre todos le levantamos, entre Javier y yo le subimos las escaleras en volandas necesitamos un taxi para ir al hospital su mujer habla con una gente y el dueño del bar de la marina se ofrece a llevarle en el coche no cabíamos todos así que la mujer nos digo que ya se encargaba ella. Me quede muy preocupado ese patrón va solo con su mujer y no creo que este en su mejor momento psicológico. Estas actividades no son excepcionales como la gente considera, las estadísticas cuentan que mas de 15.000 barcos cruzan el Atlántico cada año, de estos 1.500 son barcos de vela, la mayoría hacen la misma ruta, Bermudas, Azores, solo necesitas estar psicológicamente bien para afrontar días y días de agua. Las técnicas de navegación son repetitivas, aunque lo que llevamos de travesía el mar no nos lo ha puesto fácil. Después del barullo todos los tripulantes están en el muelle quieren saber que ocurrió dimos las explicaciones suficientes, Javier del susto esta casi recuperado dice que tomaron alguna copilla y que se cayo por el hueco de la escalera, todos coinciden que las condiciones de la marina no son adecuadas. Después de casi 3 horas oímos movimiento en el barco vecino preguntamos a la mujer que tal todo nos dijo que tiene anestesia y que le han cosido el pómulo. A la mañana siguiente coincidimos con el accidentado creo que tiene algo de vergüenza, no quiere hablar, tiene un buen siete en la cara, solo digo un muchas gracias y me encuentro bien, es mejor dejarle.

El martes decidimos ir a Hamilton es la otra gran ciudad en realidad es la ciudad, es el centro de la isla donde esta todo, St George es un pequeño puerto para navegantes y vagabundos. Vamos en autobús recorremos paramos con casas desperdigadas vemos que tienen ovejas es una tradición muy del Reino Unido. Llegamos a la ciudad un impresionante puerto con destructores, corvetas, fragatas, toda la flota de la corona se encierra en estas aguas, la cantidad de gente en la calle que va de uniforme supera el 70%, muchas tabernas de cerveza, establecimientos de comida rápida, tiendas de ropa y zapatos, poco mas. Caminamos por sus calles a la espalda del muelle no hay nada, solo casas, no hay mucha gente, volvemos al bullicio del puerto es donde se concentra la actividad comimos en una de las tabernas no tiene nada de barato comparado con las hamburguesas de Alabama, después de inundarnos a cerveza que si es barato nos volvimos a St George, anochecía, apetecía una visita a nuestra amiga la señora mayor negra, caminamos hasta la placita escondida ahora se nota mucha iluminación, luces que se apagan y se encienden, no me lo puedo creer, ahora si vemos el frontal completo del establecimiento, nos quedamos de piedra, la señora se reía y con razón, es una casa de putas, en fin los desayunos están muy bien y el lugar inmejorable sin duda que mañana desayunaremos de nuevo con nuestra amiga. Volvemos sobre nuestros pasos y encontramos a los Beach Boys hablamos de la isla, curiosidades, decidimos continuar la conversación delante de una cerveza, parte del grupo quería degustar las exquisitas hamburguesas de Alabama así que pasaremos para comprar algunas y nos veremos en la taberna del corsario rojo, la mas popular, Javier se va con los Beach Boys hizo especial amistad con el mas mayor. No tardamos mucho calculo que unos 20 minutos, entramos en la taberna, mucha gente, en el primer vistazo no veo a Javier, en el centro del local había un corro de gente parece que había algo interesante, me acerco, me pongo de puntillas y lo que veo no lo entiendo es Javier esta contando el relato del viaje desde Miami, escenifica mucho, aunque le estorban las dos cervezas que tiene una en cada mano, este detalle me parecía curioso porque Javier no había traído dinero. Pregunto a la gente que ocurre, dicen que no saben que es divertido el relato aunque no lo entienden porque el locutor habla solo español pero es muy entretenido, la gente ríe de sus gestos, en fin es Javier, siguió con su exposición durante horas. Le dejamos después de 4 cervezas las suyas se las pagaba la gente, se acercaba a la barra invitaba a beber a todo el mundo “ronda para todos”, luego señalaba a quien debería pagar la ronda e inocentemente sacaban el dinero y lo ponían en el mostrador no he visto cosa igual, no entienden lo que dice y pagan las rondas, están cogiendo un pedo impresionante por su culpa de Javier y encima el no paga un duro, conclusión Javier no necesita ayuda se las vale solito. Volvimos al barco despacio la barriga esta muy llena.

Día de cumpleaños de Javier quiere ir a la playa preparamos todo y nos fuimos con el bote por si podíamos hacer mas cosas, la playa mas popular se encuentran mirando al norte lo cual no es muy lógico ya que la furia del mar entra por el norte mas que por el sur, el sur es todo rocoso. Según llegamos vemos el mar repleto de barcos de guerra la sexta flota en pleno puede que haya mas de 60 barcos de distintos niveles, el portaviones es sin duda monumental, una fortaleza. Volviendo  a la playa me refiero a unos 20 metros de arena entre meños enormes. Javier es tan peculiar que se hecha al agua, puedo jurar que sin nada en las manos vemos que esta buceando entre unas piedras, el agua esta que muerde, esta helada, lleva un rato en la misma zona, le vemos salir con esa soltura de cuerpo que le caracteriza y nos deja impactados cualquiera puede pensar que en el mar hay de todo pero un palo de golf, Javier sale con un palo de golf increíble pero así es el. El palo de golf dio mucho juego, en mitad de la calle sin dejar pasar a la gente hacia que jugaba, la gente sin enfadarse se paraba miraba la parodia y se reía, nunca le amenazaron o le dijeron una mala palabra es verdaderamente un encantador de serpientes. Después de la playa nos fuimos a comer unos filetones de vaca en plan NY steack barbacoa, las camareras estaban avisadas y cada vez que pasaban cerca le felicitaban unas veces en español otras en ingles, Javier estaba contento, rodaron las copas no se cuantas tomamos yo tengo el limite en dos así que creo que fueron tres, Javier vació la vitrina de botellas, nos queda la segunda parte del regalo, un karaoke, caminamos dando tumbos el alcohol se nota. El local del karaoke es un lugar muy popular, hay afición por cantar en publico, la lista de la gente que quería cantar es enorme, tomamos zumo de naranja natural con un poco de champán este local mezcla lo que le pidas así que esa seria nuestra bebida de la noche una especie de agua de Valencia a lo pobre. Después de mucho discutir con lo del orden de cantantes conseguimos llegar al turno de Javier, somos cuatro posiblemente de los mas grandes del local en edad y tamaño eso nos da una garantía porque Javier no es de fiar y menos con un micrófono, sube al escenario de un brinco, saluda al publico con besos, se peina su cabeza afeitada, le ponen la música “hombres G” la bajaron en Internet por nuestra petición, especialmente para nuestro cantante, comienza a sonar la música la letra sale en un panel grande que todo el mundo puede leer, comienza a cantar, los acordes están arañados, nada suena como debe, Javier desafina brutalmente, todos miran la letra no les suena, saben que es otro idioma pero da igual ni el ritmo es bueno, ni el tono adecuado, solo el cantante parece divertido con su parodia. Comienzan los abucheos, suben de tono, nos tenemos que levantar y pedir silencio otros lo hicieron mal y nadie digo nada, la gente no se calla estoy dando la espalda a Javier y rogando silencio cuando veo que las chicas se levantan y empiezan a aplaudir Javier comienza un strictis terminando con la minga fuera, tiene un buen cacho, fue el momento de euforia, todas las chicas encantadas gritaban que siguiera, ni decir tiene que los del local siguieron la broma un ratito siempre será algo que les viene bien, publicidad, pero luego tienen que poner orden, emperezamos a gritar Javier, Javier, la gente se apunto, Javier seguía en su tema la minga fuera dejando caer el pantalón, seguía con su canción, triunfo, hubo ovación, los pobres del local le hicieron vestirse, la gente le gritaba otra, otra, yo creo que se referían al strictis no a la canción, el caso que para quitarle el micro a Javier solo se consiguió porque un grupo de jovencitas le invitaron a sentarse a la mesa y el cable del micro no llegaba, no puedo relatar todo lo ocurrido después, pensar en lo peor, bebió de un zapato, regalo su ropa interior que fue cortando a cachos, beso a todas, simulo un orgasmo con una, cuando salimos del local eran las tres de la mañana Javier no podía decir su nombre, dormimos como niños. Al día siguiente toda la ciudad saludaba a Javier una pena porque nos vamos estamos cumplimentando los ultimo detalles, Javier no pasa desapercibido es un autentico pirata, hoy no tiene cabeza para nada esta derrotado de tanto alcohol. Reponemos los víveres gastados, leche, zumos, galletas duplico la cantidad espero que duren, el presupuesto esta roto los precios de los alimentos estan duplicados a los precios de EEUU.

VOLVER A LA PAGINA PRINCIPAL

LA BITACORA DEL ATLANTICO___________________ VOLVER

6ª ESTANCIA EN ST GEORGE - BERMUDAS

Son las 10,00 de la mañana entramos a la bahía a las 6,30 los tramites toman tiempo. Pisamos tierra firma, aunque es un cemento degradado. Saludamos a nuestros vecinos un grupo de americanos de babor se parecen a los Beach Boys son cuatro típicos americanos, mantuve largas conversaciones durante los días siguientes con  el capitán, estaba acostumbrado a realizar la travesía hasta las islas y me comentaba que jamás por estas fechas habían tenían un tiempo tan malo, comentaba cosas sobre el cambio climático. Nuestro vecinos de estribor son jóvenes tienen unos 35 años, un matrimonio de origen brasileño, están de transfer hacia Inglaterra para vender el velero y sacar dinero para disfrutar de unas vacaciones. Encontramos un edificio destartalado después de subir unas escaleras, las escaleras están sin terminar faltan peldaños y hay montones de tierra en medio, intolerable. Subimos rápidamente a las oficinas hay que llamar a casa para dar novedades. La oficina en la planta de abajo es un cuarto de 4 metros cuadrados con un equipo de radio de hace 10 años. Nos atiende una señorita con poca gana, se nota brutalmente su acento británico, estamos a mil millas de EEUU y a unas ocho mil de UK, curioso. Lo primero que nos informa es que no funciona el teléfono South Bermudaspublico, tenemos que ir a la ciudad, 2º el agua para llenar los tanques la distribuye un marinero por las mañanas con una manguera de un camión, 3º no hay luz eléctrica disponible, solo para casos de emergencia, 4º el cuarto de baño tiene agua caliente pero con paneles solares, tarda en calentar el deposito, 5º el precio del amarre es de 10 libras de su majestad por día, eso al cambio son unas 2.490 pts, carito y no tienen de nada. El parte metereologico si lo tienen, te dejan ver una hoja con las isobaras para que lo interpretes tu, no hay nada mas, la hoja muestra una esplendida borrasca que pasara en 3 días eso apunta a nuestra partida. Tengo que coser la vela, la señorita me da una tarjeta con el único velerista que hay en esta parte de la isla, la dirección es su fabrica y su domicilio, hoy es domingo 11 de mayo, no es el día mas adecuado pero aun así me llevare la vela y tratare de dejarla en el domicilio. No tenemos tanto tiempo, el dinero del amarre corre y el reloj de la tripulación también. Las fechas no son buenas rozamos la epoca de grandes tormentas, algunas son tifones y huracanes no nos interesa tener esa experiencia. El piso superior del edificio es un bar restaurante con pocas mesas y poca alimentación algún pastel en bolsa y hamburguesas, nada de tortilla de patata o paella, chopitos, o huevos con chorizo, el menú es corto, eso si, hay un billar y una pista de dardos, la afición reclama estos juegos. Nos duchamos rápidamente, el segundo turno con agua fría, no quiero explicar la sensación de miseria después de una travesía de 11 días creo que el agua caliente es lo mínimo que se puede esperar, la próxima ducha será en el barco por lo menos me garantizo el agua caliente aunque con espacio limitado.

La ciudad esta a 2 kilómetros tenemos que llevar la vela iremos en el bote queremos recorrer los canales y toda la ciudad para conocer las posibilidades que nos ofrece. Cerca del muelle principal, en el cogollo de la ciudad, antes del edificio de emigración vemos una esplendida terraza con unas mesas coronadas con sombrillas, expuestas al poco sol que hay, unos clientes sentados toman una cerveza. No fue necesario preguntar, la tripulación al unísono grito “vamos”. Amarramos al borde de las escaleras que suben a la terracita, saludamos, nos sonríen, responden el saludo, nos sentamos en el mejor sitio, las vistas son inmejorables tenemos la bahía interior llena de barcos fondeados, el muelle principal con todo el meneo de turistas, suben, bajan, la calle principal con todas las tiendas abarrotadas de artículos en poyetes enfrente de la puerta, todo muy turístico. Sale una señora negra bastante mayor nos mira sorprendida, la explico que somos los marineros del trasatlántico de pasajeros, se ríe a carcajadas no tiene dientes, ninguno, estamos secos, la digo, nos puede poner unas pintas de cerveza??, sigue riéndose a carcajadas se va al interior y a los pocos minutos aparece con unas maravillosas jarras llenas de cerveza hasta arriba, necesitamos comer algo son las 11,30 para desayunar solo la cerveza es duro, la señora no reacciona, solo nos mira, no dice ni palabra, después del silencio prolongado de su boca y con dificultad, pronuncia, panchitos, solo panchitos, Javier mira la cocina la señala, la señora dice que solo por la noche, Javier se pone de rodillas la implora que quiere una tortilla de patatas, la señora no entiende pero se destornilla de imagenrisa, se lo traduzco y todavía se ríe mas, finalmente empujada por Javier entra en la cocina, Javier vuelve con cuchillos y patatas, las pelamos y cortamos, la señora nos mira desde la puerta de la cocino sonríe de oreja a oreja, Javier vuelve a la cocina con el material, mientras Javier cocina la pedimos otra ronda de cervezas la señora no hace mas que reírse. La tortilla algo estrafalaria pero en donde estamos con cerveza en la mesa (algo caliente es la costumbre), después del estrés de pensar que habíamos sido aducidos por seres extraños en el triangulo de las Bermudas, esto es el cielo. Pedimos a la señora la cuenta nos pide 10 libras por todo muy barato dice que volvamos se ha reído mucho con nosotros y que la próxima vengamos por la noche, será mucho mas divertido. Dejamos atrás la terraza con la señora moviendo la mano, despidiéndose, Javier la dio cuatro besos y dos abrazos, se comprometió a casarse con ella si no encontraba en la mañana nada mejor, volvería por la noche para recogerla, ni decir tiene que la señora se partía de risa, calculo que tiene unos 70 años, lo paso bien igual que nosotros, nos reímos, se borraron los malos rollos entre la tripulación por lo menos unos minutos.

Vamos en un bote de 4,30 metros con el suelo rígido, empuja un fuera borda de 15hp, pesamos unos 600 kilos, eso se nota, de vez en cuando entra agua del chapoteo. Pasamos a la otra parte de la ciudad que queda después del muelle principal, esta abarrotada de barcos abarloados unos a otros en 3 líneas, se golpean frecuentemente, el muelle es alto, los roces de la embarcación que esta en contacto con la madera es brutal parece no importar. Todo es muy turístico, limpio hasta donde se puede, sin exagerar, se ve animación en la zona, el ambiente es bueno. Dimos un paseo largo duro unas cuatro horas, la primera cabina que vimos la abordamos habíamos cambiado moneda en el bar de la marina a un precio mas conveniente que en emigración sin pagar tasas bancarias. Volvemos al muelle principal, fotos de rigor, el velerista tiene una casa justo enfrente, la nave de madera esta muy destartalada nada que ver con la casa donde vive. No veo movimiento ni en casa ni en la nave, llamo al timbre se abre una ventana del piso superior pregunto si es posible dejar una vela para reparar solo dejarla el hombre me mira no le hace gracia, sin decir nada cierra la ventana, no me muevo, espero que baje, tardo su tiempo abrió la puerta y le pedí mil disculpas pero deberíamos partir lo antes posible y la vela no puede esperar siguió mirándome, me pregunto de donde eres conteste que de España le hizo gracia, siempre los españoles añadió, cogio la vela la deposito en el suelo del recibidor y me digo que volviera el lunes de mañana, no ha sido muy amable pero me imagino que siempre le estarán molestando. Javier tiene una costumbre le gusta enviar postales lleva en la mano 7, en cada una ha puesto dos vocales nada mas, firma las pone en el buzón. Tenemos que cargar propano, gasoil, hoy domingo no es el día pero ya sabemos donde ir. En la noche nos metimos en uno de los locales mas populares había cola para entrar es un lugar de solo hamburguesa las compraban de diez en diez para llevárselas a casa, había 4 mesas en el interior. Las hamburguesas tenían buena pinta y costaban unas 100 pts al cambio, muy baratas, pedimos 20 unidades 4 para cada uno, nos las servia cada poco tiempo. Nos enteramos después de la procedencia de la carne, el dueño es cocinero de la armada británica parte la compra y otra parte se la apaña, no tiene competencia ni en precio ni en calidad. Nos sentamos, a los pocos minutos se sentaron unas jóvenes de tamaño exagerado, 3 gorditas con cara redonda, no cabían en la silla, Javier empezó a gesticular explicándolas que éramos navegantes, las chicas no reaccionaban bien, no las gusto la entrada, le miraban con odio, Javier cambio de interlocutor había un negro grande que parecía deficiente mental es la persona que colabora en el local para limpieza, Javier se levanto y le saludo efusivamente, le pregunto por su nombre respondió Alabama, Javier dijo Valladolid nos reímos el negro se llamaba realmente Alabama lógicamente Javier no se llama Valladolid la risa no se entendió bien por parte de las chicas creo que pensaron que Javier era el típico bronca que buscaba reírse del personal empezaron amenazarle, le rogué que se sentara que el ambiente no era bueno pero Javier es único empezó a saludar con un beso a todas las chicas que entraban por la puerta para comprar hamburguesas nadie quitaba la cara, las pillaba Bermudas, St Georgedesprevenidas nos reímos un buen rato, las gorditas creo que al salir le empujaron, sin querer claro. La noche no la alargamos demasiado tenemos sueño retrasado.

Lunes tenemos mucho que hacer la vela, el propano, todos en grupo fuimos caminando hasta la ciudad por una carretera arbolada, el nivel de la carretera esta a la misma altura que el tejado del edificio de la marina hay que subir escaleras para llegar a la salida por tierra. Cerca de la carretera hay casas con jardincillos, típicas casas de campo inglesas. Todo es muy verde. Las placas solares y los molinos de viento imperan en todas las casas, la energía es cara, los oriundos son previsores. La isla entera trabaja para la administración inglesa, temas militares, temas administrativos, el que no trabaja para la administración se dedica a servicios privados es un porcentaje muy pequeño de población, el negocio de la isla es el turismo, grandes complejos hoteleros con golf, piscinas, todo lujo. No hay terreno para el cultivo, el suelo no da para nada, pues bien el suministro del 90% de alimentos viene de UK, verdaderamente son patriotas, jamás había visto en tan poco espacio tantas veces representada la figura de la reina, creo que son unos nostálgicos de sus orígenes, necesitan sentirse del club aunque el partido lo jueguen tan lejos de casa, creo que la reina paso una vez en su vida por estas tierras. La ciudad es una replica de cualquier pueblecito de costa ingles, muchos colores, casas de madera, calles anchas, preparadas para la lluvia. La gente viste típica británica, hay mucho pantalón bermudas colaboradores del buen nombre de la isla, casi todos caminan con el paraguas en la mano, visten un impermeable de los de guardar en una bolsita.

Comenzamos el dia con un desayuno donde nuestra amiga la señora mayor negra, el local no lo encontramos por delante no identificamos donde esta exactamente, dimos vueltas hasta que pudimos ir al borde del agua, avanzamos penosamente saltando verjas, vallas llegamos a nuestra terraza, la señora se alegra de vernos, Javier la da dos besos no se si uno en la boca, la señora hace los honores nos preparo tostadas típicas inglesas con pan de Muffans con mantequilla no es la tortilla Española pero esta bueno, el precio fue todavía mas barato, la señora se alegra de vernos. Salimos por la entrada principal, nadie se fijo en la fachada, solo situamos la placita donde esta el local. Caminamos unos metros y llegamos a la fabrica del velerista se oye ruido, esta trabajando en nuestra vela, casi esta terminada, puso un único parche en una costura donde la presión es mayor que en el resto, ensamblo los paños con tiras de refuerzo la vela quedara como nueva, le pregunto por el coste 100 libras no es mucho, me esperaba mas, es un consuelo, le animo a que revise toda la vela y si ve alguna falla que la refuerce. Para llegar a la estación de propano necesitamos un taxi todos no cabemos, nos dividimos en dos grupos los hermanos van de compras, Javier Jorge y yo cogemos el taxi, uno de esos típicos Ford antiguo de cabina ancha y alta, todo muy típico, el hombre muy amable aunque cuando vio la bombona insistió en ponerla detrás, luego nos cobro el porte del maletero. La estación de gas es un gasolinera con el servicio de recarga, el hombre dice que hasta mañana, insistimos estamos lejos volver mañana es difícil, el trabajador es un currito tiene sus propios problemas y no esta dispuesto a realizar ningún esfuerzo, saco 5 libras las dejo disimuladamente cerca de la mano del hombrecillo las coge, desatiende la gasolinera y conecta la bombona a una tubería, en 3 minutos tenemos cargado la bombona nos cobra 3 libras , costo mas la propina que el servicio, en fin es la vida.

Volvemos a encontrarnos con los hermanos Franky y Rafael en la ciudad hemos quedado en la terraza del Red Lyon, veo que tienen unos papeles en las manos discuten sobre algo de los papeles cuando nos ven llegar retiran todo y lo guardan. Pasamos el día disfrutando de la ciudad dimos paseos, vimos las calles hay momentos de pararse para ver pasar a la gente son curiosos en sus vestimentas y costumbres Javier les mira fijamente como un chiquillo les guiña el ojo se ríen no tienen mal genio. Los papales que antes leían los hermanos los tiran en una papelera, me pica la curiosidad no se que pensar, me despisto, vuelvo a la papelera y veo en que consistía la discusión habían pedido presupuesto en una agencia de viajes para volver en avión a Miami y de allí a España la broma sale por mas de 2.000$ es mucho dinero, así que no creo que tomen esa decisión, en parte lo entiendo hemos pasado un mal trago, el ambiente no termina por ser bueno. Volvemos al barco nos duchamos y alguien quiere volver donde las hamburguesas para saludar a Alabama, ¿quien puede ser?, es Javier, como un niño dice que quiere tomarse una estupenda hamburguesa hecha por Alabama, aceptamos pero iremos en el bote el camino de vuelta con el estomago lleno es muy pesado. Amarramos el bote donde nuestra amiga negra, el ambiente es calentito, hay jóvenes en plena acción con elementos de mediana edad podrían ser militares por el corte de pelo. Caminamos hasta el local de FastFood comienza el ritual, Javier abraza al negro de dos metros como si fuera la novia, Alabama esta contento, siempre ríe con Javier, el dueño le deja sentarse con nosotros siempre que vamos hace un buen negocio. Estamos cansados hoy no da mas de si ni el estomago ni el cuerpo, volvemos al barco, a Rafael se le ocurrió traer su nuevo equipo de fotografía, no es buena idea después de varias cervezas con este grupo de gente¡¡¡ empezaron a mover el bote para salpicar, Rafael se iba calentando temía por su equipo, como siempre tuve que intervenir subia el nivel de la broma, querían volcar el bote entre Javier y mi hermano son la leche.

El miércoles 21 es el cumpleaños de Javier insiste que no quiere regalos, le molestan, prepararemos una fiesta sorpresa. Regresamos al barco para lavar ropa limpiar el barco adecuadamente y revisión general, jarcia, velas, maniobras, tensores, Javier propone abrir la peluquería es decir me mira con una sonrisa burlona, tengo pelo no es muy largo pero comparado con el afeitado de su cabeza es toda una cabellera, Franky y Rafael aceptan el tema le preguntan cual es su experiencia, Javier contesta riéndose que el pelaba a sus perros, le tomaron en broma y se puso a la tarea, comenzó por Rafael, algunos con lagrimas en los ojos por no soltar la carcajada aguantamos la foto, Rafael no se ve pero tiene unos trasquilones que parece haber pasado un tiña o algo similar no imagensabemos si podrá igualar mejor darle tiempo pero es que va a peor. El final es horroroso Rafael tendrá que llevar gorrita durante los próximos meses, Javier propone rasurarle la cabeza la mole de 140 kilos y casi dos metros se levanto, amenazante dice que se vaya a tomar por c… en fin no parece que este ajusto con el modelo de diseño que tiene por cabeza. Todos pensamos en fotos pero el intento crispo mucho los nervios así que no hay reportaje grafico no estaba el humor para estas cosas, lo mas gracioso es que mañana pensamos ir de paseo a Hamilton y con esas pintas tendrá que llevar gorrita. Volvemos de nuestra excursión me encuentro con el patrón de origen Brasileño, Angel me invita a una cerveza en el bar de la marina, acepto con gusto, sus cervezas se convirtieron wishky a palo seco, la primera parte de la conversación fue técnica, sus experiencias, ha trabajado como marino mercante, trabajo en proyectos de rentabilización de motores marinos, es un hombre ilustrado con mucha experiencia en el mar. Cuando iba por el tercero baso de whisky la lengua se le desplazaba, comienza a relatar lo malo de su vida, viaja con su mujer para superar una crisis en su matrimonio, no podían tener hijos y esto les desunía, hacian la travesía para vender el barco en UK con el dinero pasarían unas muy buenas vacaciones en Europa, espera solucionar sus desavenencias asi, pienso en silencio que la travesía esta siendo una crisis de agua, el mar esta tan revuelto que no creo que sea una travesía de placer. Llega Javier, se apunta al grupo dice que para recuperar las rondas perdidas se pide dos cervezas a Angel otro baso de whisky, yo me disculpo y les dejo, necesito hablar con el patrón de los Beach Boys, según bajo las escaleras del bar oigo las risotadas de Javier y Angel, Javier quiere aprender unas palabras picantes en brasileño y esta montando el follón. En la marina no hay luz, solemos ir con linterna, hay que bajar unas terribles escaleras en obras hasta el muelle. Me aproximo al barco de los famosos, solicito permiso, el patrón me da permiso para entrar, hablamos durante dos horas, su experiencia es corta solo hasta Bermudas conoce muy bien los cayos de Florida, la conversación ha sido entretenida estoy casi saliendo de la cabina cuando oigo un quejido en la calle, saco la cabeza por el tambucho, vislumbró un bulto que se mueve en el hueco de la escalera es Angel, Javier esta intentándole levantar, me aproximo, veo que angel sangra mucho de la cara, se ha clavado un hierro de uno de los forjados tiene el pómulo colgando por poco no se da en el ojo hubiera sido definitivo, le sentamos, le apoyo la cabeza sobre la pared esta medio grogui, tengo un Bandanas en mi bolsillo le aprieto como puedo el pómulo anudándole el pañuelo detrás de la cabeza. Veo luz en el barco brasileño, llamo a su mujer baja del barco corriendo, entre todos le levantamos, entre Javier y yo le subimos las escaleras en volandas necesitamos un taxi para ir al hospital su mujer habla con una gente y el dueño del bar de la marina se ofrece a llevarle en el coche no cabíamos todos así que la mujer nos digo que ya se encargaba ella. Me quede muy preocupado ese patrón va solo con su mujer y no creo que este en su mejor momento psicológico. Estas actividades no son excepcionales como la gente considera, las estadísticas cuentan que mas de 15.000 barcos cruzan el Atlántico cada año, de estos 1.500 son barcos de vela, la mayoría hacen la misma ruta, Bermudas, Azores, solo necesitas estar psicológicamente bien para afrontar días y días de agua. Las técnicas de navegación son repetitivas, aunque lo que llevamos de travesía el mar no nos lo ha puesto fácil. Después del barullo todos los tripulantes están en el muelle quieren saber que ocurrió dimos las explicaciones suficientes, Javier del susto esta casi recuperado dice que tomaron alguna copilla y que se cayo por el hueco de la escalera, todos coinciden que las condiciones de la marina no son adecuadas. Después de casi 3 horas oímos movimiento en el barco vecino preguntamos a la mujer que tal todo nos dijo que tiene anestesia y que le han cosido el pómulo. A la mañana siguiente coincidimos con el accidentado creo que tiene algo de vergüenza, no quiere hablar, tiene un buen siete en la cara, solo digo un muchas gracias y me encuentro bien, es mejor dejarle.

El martes decidimos ir a Hamilton es la otra gran ciudad en realidad es la ciudad, es el centro de la isla donde esta todo, St George es un pequeño puerto para navegantes y vagabundos. Vamos en autobús recorremos paramos con casas desperdigadas vemos que tienen ovejas es una tradición muy del Reino Unido. Llegamos a la ciudad un impresionante puerto con destructores, corvetas, fragatas, toda la flota de la corona se encierra en estas aguas, la cantidad de gente en la calle que va de uniforme supera el 70%, muchas tabernas de cerveza, establecimientos de comida rápida, tiendas de ropa y zapatos, poco mas. Caminamos por sus calles a la espalda del muelle no hay nada, solo casas, no hay mucha gente, volvemos al bullicio del puerto es donde se concentra la actividad comimos en una de las tabernas no tiene nada de barato comparado con las hamburguesas de Alabama, después de inundarnos a cerveza que si es barato nos volvimos a St George, anochecía, apetecía una visita a nuestra amiga la señora mayor negra, caminamos hasta la placita escondida ahora se nota mucha iluminación, luces que se apagan y se encienden, no me lo puedo creer, ahora si vemos el frontal completo del establecimiento, nos quedamos de piedra, la señora se reía y con razón, es una casa de putas, en fin los desayunos están muy bien y el lugar inmejorable sin duda que mañana desayunaremos de nuevo con nuestra amiga. Volvemos sobre nuestros pasos y encontramos a los Beach Boys hablamos de la isla, curiosidades, decidimos continuar la conversación delante de una cerveza, parte del grupo quería degustar las exquisitas hamburguesas de Alabama así que pasaremos para comprar algunas y nos veremos en la taberna del corsario rojo, la mas popular, Javier se va con los imagen Beach Boys hizo especial amistad con el mas mayor. No tardamos mucho calculo que unos 20 minutos, entramos en la taberna, mucha gente, en el primer vistazo no veo a Javier, en el centro del local había un corro de gente parece que había algo interesante, me acerco, me pongo de puntillas y lo que veo no lo entiendo es Javier esta contando el relato del viaje desde Miami, escenifica mucho, aunque le estorban las dos cervezas que tiene una en cada mano, este detalle me parecía curioso porque Javier no había traído dinero. Pregunto a la gente que ocurre, dicen que no saben que es divertido el relato aunque no lo entienden porque el locutor habla solo español pero es muy entretenido, la gente ríe de sus gestos, en fin es Javier, siguió con su exposición durante horas. Le dejamos después de 4 cervezas las suyas se las pagaba la gente, se acercaba a la barra invitaba a beber a todo el mundo “ronda para todos”, luego señalaba a quien debería pagar la ronda e inocentemente sacaban el dinero y lo ponían en el mostrador no he visto cosa igual, no entienden lo que dice y pagan las rondas, están cogiendo un pedo impresionante por su culpa de Javier y encima el no paga un duro, conclusión Javier no necesita ayuda se las vale solito. Volvimos al barco despacio la barriga esta muy llena.

Día de cumpleaños de Javier quiere ir a la playa preparamos todo y nos fuimos con el bote por si podíamos hacer mas cosas, la playa mas popular se encuentran mirando al norte lo cual no es muy lógico ya que la furia del mar entra por el norte mas que por el sur, el sur es todo rocoso. Según llegamos vemos el mar repleto de barcos de guerra la sexta flota en pleno puede que haya mas de 60 barcos de distintos niveles, el portaviones es sin duda monumental, una fortaleza. Volviendo  a la playa me refiero a unos 20 metros de arena entre meños enormes. Javier es tan peculiar que se hecha al agua, puedo jurar que sin nada en las manos vemos que esta buceando entre unas piedras, el agua esta que muerde, esta helada, lleva un rato en la misma zona, le vemos salir con esa soltura de cuerpo que le caracteriza y nos deja impactados cualquiera puede pensar que en el mar hay de todo pero un palo de golf, Javier sale con un palo de golf increíble pero así es el. El palo de golf dio mucho juego, en mitad de la calle sin dejar pasar a la gente hacia que jugaba, la gente sin enfadarse se paraba miraba la parodia y se reía, nunca le amenazaron o le dijeron una mala palabra es verdaderamente un encantador de serpientes. Después de la playa nos fuimos a comer unos filetones de vaca en plan NY steack barbacoa, las camareras estaban avisadas y cada vez que pasaban cerca le felicitaban unas veces en español otras en ingles, Javier estaba contento, rodaron las copas no se cuantas tomamos yo tengo el limite en dos así que creo que fueron tres, Javier vació la vitrina de botellas, nos queda la segunda parte del regalo, un karaoke, caminamos dando tumbos el alcohol se nota. El local del karaoke es un lugar muy popular, hay afición por cantar en publico, la lista de la gente que quería cantar es enorme, tomamos zumo de naranja natural con un poco de champán este local mezcla lo que le pidas así que esa seria nuestra bebida de la noche una especie de agua de Valencia a lo pobre. Después de mucho discutir con lo del orden de cantantes conseguimos llegar al turno de Javier, somos cuatro posiblemente de los mas grandes del local en edad y tamaño eso nos da una garantía porque Javier no es de fiar y menos con un micrófono, sube al escenario de un brinco, saluda al publico con besos, se peina su cabeza afeitada, le ponen la música “hombres G” la bajaron en Internet por nuestra petición, especialmente para nuestro cantante, comienza a sonar la música la letra sale en un panel grande que todo el mundo puede leer, comienza a cantar, los acordes están arañados, nada suena como debe, Javier desafina brutalmente, todos miran la letra no les suena, saben que es otro idioma pero da igual ni el ritmo es bueno, ni el tono adecuado, solo el cantante parece divertido con su parodia. Comienzan los abucheos, suben de tono, nos tenemos que levantar y pedir silencio otros lo hicieron mal y nadie digo nada, la gente no se calla estoy dando la espalda a Javier y rogando silencio cuando veo que las chicas se levantan y empiezan a aplaudir Javier comienza un strictis terminando con la minga fuera, tiene un buen cacho, fue el momento de euforia, todas las chicas encantadas gritaban que siguiera, ni decir tiene que los del local siguieron la broma un ratito siempre será algo que les viene bien, publicidad, pero luego tienen que poner orden, emperezamos a gritar Javier, Javier, la gente se apunto, Javier seguía en su tema la minga fuera dejando caer el pantalón, seguía con su canción, triunfo, hubo ovación, los pobres del local le hicieron vestirse, la gente le gritaba otra, otra, yo creo que se referían al strictis no a la canción, el caso que para quitarle el micro a Javier solo se consiguió porque un grupo de jovencitas le invitaron a sentarse a la mesa y el cable del micro no llegaba, no puedo relatar todo lo ocurrido después, pensar en lo peor, bebió de un zapato, regalo su ropa interior que fue cortando a cachos, beso a todas, simulo un orgasmo con una, cuando salimos del local eran las tres de la mañana Javier no podía decir su nombre, dormimos como niños. Al día siguiente toda la ciudad saludaba a Javier una pena porque nos vamos estamos cumplimentando los ultimo detalles, Javier no pasa desapercibido es un autentico pirata, hoy no tiene cabeza para nada esta derrotado de tanto alcohol. Reponemos los víveres gastados, leche, zumos, galletas duplico la cantidad espero que duren, el presupuesto esta roto los precios de los alimentos estan duplicados a los precios de EEUU.  

VOLVER A LA PAGINA PRINCIPAL