LA BITACORA DEL ATLANTICO___________________ VOLVER

5ª TRAVESIA TRIANGULO DE LAS BERMUDAS 11 DIAS

No he dormido mucho esta noche, noto que estoy nervioso y no lo soy pero la presión es mucha, ahora tengo dudas, voy con gente que confía en mi, otros no me conocen y no saben lo que esta travesía supone. He revisado todo varias veces, no puede fallar nada, el parte metereologico de los 3 próximos días es favorable viene una tormenta que cerrara la zona de Miami en un par de días. Es el momento debemos zarpar para dejar atrás esta tormenta. El barco de nuestros compañeros de viaje “Mefisto” también toman la misma decisión de zarpar, ellos saldrán unas horas mas tarde así nos dan ventaja y si tenemos contratiempos pueden ayudarnos.

La salida del puerto nos costo y eso que éramos un montón de gente, el agua tiene fuerza y en cuanto salimos de los palos de protección del amarre nos clavo contra la proa de los amarrados a nuestro babor, a base de empujar vamos saliendo. Son las seis de la tarde prefiero salir y ver los bajos fondos iluminados, tengo la ruta en el Gps, es una ruta muy segura pero cuento con navegar a vela mientras tengamos viento, en ocasiones varias rumbo para cazar mejor el viento, eso provoca variar rumbo y hay zonas peligrosas. Navegamos a 4 nudos algo mas bajo que la estima, el mar de fondo nos frena mucho, los huecos que forman las olas son grandes caemos en ellos y frenamos. Luces por doquier, unas de las ciudades, otras de peligro, muchos barcos enormes en transito. Las primeras horas son muy largas, las luces de la costa nos acompañan durante mucho tiempo. El tráfico de barcos con dirección Miami se alarga por todo el canal, salen de muchos sitios procedentes de tierra, quiero aguantar en lo posible al timón para salir de aguas peligrosas. Tenemos turnos de navegación establecidos pero me quedare al timón hasta que aguante, la tripulación no duerme prefieren seguir de conversación, los primeros en caer a las 2 de la madrugada son los hermanos Franky y Rafael, Javier dice que sigue conmigo para ver el mar, mi hermano nos acompaña también, me imagino que estará nervioso por ver como va todo. A la hora tanto Javier como Jorge se quedaron dormidos tal como estaban sentados, insistí que bajaran a las camas no quisieron. Al despuntar el alba me sentía agotado mi hermano se puso al timón y me quede dormido en el sofá del comedor, el agua esta tranquila, el viento bajo a 5 nudos, vamos a motor 1200rpm a 5 nudos, ninguna incidencia. A las dos horas los hermanos comienza ha levantarse, son los dormilones que habían pasado la primera noche de un tirón, no hubo relevos así que durmieron como niños, el comentario sobre los camastros es que son aceptables. Reviso el rumbo, ha variado mucho nos hemos desplazado hacia los bajos de Gran Bahamas y en esa zona hay bajos de 1 metro de profundidad, insisto que es fundamental guardar rumbo en lo posible, en el caso que se varié por razones del viento prefiero que me despierten y estudio si puede ser, esto tuve que repetirlo durante la travesía en varias ocasiones. El piloto automático tiene un comportamiento extraño en muchas ocasiones pierde el rumbo, responde lentamente en la configuración mas rápida comienzo a pensar que no es el equipo adecuado, el 70% de ocasiones va bien claro que ayudado por el buen trimado de las velas por si solo pierde el rumbo y tarda mucho en recuperarlo. La radio funciona estamos en contacto con Altino en la isla de Faial, archipiélago de las Azores, todas las noches a las 22,00 GMT establecemos contacto para conocer el parte metereologico, es de gran ayuda.

Comienza el ritual del desayuno caen muchas galletas mas de lo calculado, la leche sufre también una agresión superior al calculo que era de ½ litro por persona y 10 galletas mas pan con mantequilla, yo no desayuno es una comida que no me sienta bien pues mi parte también cayo, bueno que sea lo peor que pueda ocurrir tendré que comprar mas comida en Bermudas, no me cabe la duda que tengo tripulantes de gran tamaño así que esto del comer será lógicamente una regla aplicada al volumen. Hubo una discusión por los lugares de dormir deje a la gente seleccionar el lugar mas conveniente avise que muchas camas no serian validas cuando el barco escora el suelo es en ocasiones el mejor aliado, creo que no me escucharon sobre todo los hermanos decidieron el cuarto de popa con la cama de matrimonio, no proteste días alante verían su error.

El ritual de la radio comienza a las 22,00 horas GMT Canaria durante todos los días, Altino desde Azores tripula la rueda, Rafael el jefe de la organización en Canarias se encuentra navegando a lo largo del meridiano del ecuador en un velero de 31 pies, va a motor cargado de bidones porque no tiene aire, no esta mal que el jefe del mar navegue en zona tranquila. Su destino es Horta como todos los demas. Mefisto al quinto día llegoa ha pasar frente a Bermudas como iban muy bien y no necesitaban nada paso de largo, tiene una media de 14 nudos, nuestro apollo en caso de problemas vuela como el reactor, al segundo dia perdimos su estela.

El día es soleado, las aguas están tranquilas, se puede ver el fondo con claridad estamos a 8 metros y la arena es muy blanca. El viento es de suroeste vamos en un través cómodo, es el viento que predominara durante la travesía, hemos perdido el empuje de la corriente del canal de Bahamas pero vamos en una navegación mas tranquila. Mefisto nos paso justo cuando me fui a dormir, saludaron por la borda de su barco, la diferencia de eslora supone que navegaban a 3 nudos mas que nosotros, en poco tiempo desaparecieron del horizonte, nuestro angel de la guardia partió no tenemos a nadie que nos ayude. Comenzamos con las rutinas de la navegación, limpieza, control de mantenimiento, guardias, control de gastos de watios para arrancar motor, yo no paro el resto de la tripulación están en cubierta tomando el sol, son las 12 no hay incidencias, el trafico de barcos ha bajado a uno cada dos horas comenzamos a entrar en el famoso triangulo de las Bermudas. No tengo mucho que decir para mi es un misterio que no le doy mayor importancia que la que tiene pero si que tengo cierta intranquilidad, hay muchas leyendas nada agradables, muy misteriosas, una de las teorías sobre porque quedan afectados los instrumentos es la masa de agua tan inmensa que supone la fosa de las islas Marianas mas de 11.000 metros de profundidad, de momento estamos en bajos fondos, el instrumental del barco funciona perfectamente como situación de emergencia voy tomando nota cada hora de rumbos, puntos GPS, ruta en la carta, posicionamiento, etc. Para superar la sensación de perdidos en el triangulo preparo un cocido por petición de la tripulación, los garbanzos, el chorizo, el jamón o parecido, todo mexicano, lo meto en la olla Express, la ato a la cocina y le doy al gas después de 20 minutos tengo un rico y suculento plato con un poco de todo, la tripulación lo agradece, no hace nada de frío, les gustan los garbanzos, quizás no sea el plato mas adecuado para el clima pero todos repitieron un segundo plato de los 5 kilos que hice en la olla, es buena señal, no estaría mal cocinado. Seguimos sin novedades, las horas pasan muy rápidas para mi, reviso velas, jarcias, anclajes, motor, la tripulación cumple con sus horas de guardias al timón y toman el sol, unos mas que otros, de vez en cuando hay algún roce entre mi hermano y Franky, no me gusta nada, mi hermano me compromete para imagenhacer de juez, tengo que tranquilizar las aguas a menudo, no es bueno, yo no puedo tomar partido por ninguno y mi hermano espera que si lo haga.

Durante tres días navegamos sobre rumbo, el viento es escaso pero constante nos empuja, estamos haciendo unas120 millas día, nos encontramos a 200 millas de la costa más cercana. En la tarde cae el viento quitamos vela no corre una brizna, horas de motor lógicamente avanzamos en rumbo y algo mas rápidos hacia nuestro destino. El sol va cayendo y la poca luz ennegrece el agua. Seguimos a motor, ponemos luces de navegación, encendemos el radar, hay un punto fijo que marca el radar, es un punto lejano en el horizonte, de lejos parece un barco de vela esta cercano a nuestro rumbo. La curiosidad me llama parece que no se mueve, según nos vamos aproximando veo con los prismáticos que un hombre hace señales de socorro, cruza sus brazos por delante de el, bueno y ahora ¿que? estamos a muchas millas de cualquier cosa, en el triangulo de las Bermudas, un mar plato, tenemos unos 5.000 metros de profundidad y un barco nos hace señales, desde luego tengo que ver que necesita pero con mucha prudencia no estamos de broma, si esto fuera un tema de piratería o vete a saber que, no estamos en el mejor sitio para disponer de opciones. Nos aproximamos muy lentamente, veo por los prismáticos mas tripulación, un hombre de edad avanzada 65 años un niño de unos 14 años y una mujer de unos 35, esta configuración no perecen muy peligrosa pero no me fió, ¿que les pasa? salimos todos a cubierta, como equipo contra equipo ganamos por goleada, es probable que doblemos los kilos de la otra tripulación. Paramos nuestro barco a unos 20 metros del velero, es un modelo no conocido se parece a la línea de Jeannue, un 35 pies, algo corto para estas travesías. El mar esta tan relajado varamos quedándonos al pairo sin movernos. Como medida de defensa llevo la pistola de lanzar bengalas es un arma en toda regla. El hombre explica que es de origen ingles viaja con su familia padre, esposa e hijo, tienen un problema eléctrico y se han quedado sin baterías no pueden arrancar motor, no tienen luces ni radio, las baterías se quedaron a cero. Ya es de noche, no hay luna, les vemos con nuestros focos, propongo juntar los barcos y pasar unos cables para arrancar el motor como si fuéramos dos coches. Sentamos a ambas tripulaciones sobre la regala cruzando las piernas para mantener los barcos separados, es increíble la tranquilidad del mar, no es un buen presagio, esto siempre significa un cambio de clima, es la tranquilidad previa a la bronca. Pasamos los cables batería a batería su cuadro de control eléctrico es muy moderno lleva un sistema integrado en placa que regula la corriente, el capitán me explica que son transferístas llevan el barco de Brasil a UK a sueldo, no me salen las cuentas, un profesional de esto sabe la leche de todo y este no es el caso. Hacemos varias intentonas nuestro motor se resiente debe de haber un corto muy gordo en el circuito impreso de su barco hace que nuestras baterías caigan rápidamente y se descargan sugiero que cortemos el panel y empalmemos a mano las conexiones el capitán ingles me responde que no, el no puede romper nada del equipamiento. No hay mas opciones el corto que tienen es muy serio, no podemos emplear horas sin saber si lo solucionaremos, la aptitud de este hombre y su familia es de preocupación pero a la vez no les veo haciendo nada. El capitán ingles me mira todo lo que hago como si fuera la primera vez que ve las baterías y el motor, hago unas comprobaciones con mi tester ellos no tienen mucha herramienta, las baterías están a cero al desconectarlas marcan el mínimo es decir al conectarlas hacen masa y la carga se va, ellos ven la secuencia de la comprobación y llegan a la misma conclusión. Franky y Rafael son camioneros profesionales también consideran que no hay nada que hacer si no se corta la placa de conexiones, el capitán insiste que no puede dañar nada, no veo solución y esto es grave el quiere seguirnos a vela hasta Bermudas quedan 5 días como poco, no estoy dispuesto a correr el riesgo, el reglamento marítimo me hace responsable de las dos tripulaciones si acepto en algún momento un arrastre del barco, ya tengo bastante con lo mió, sugiero volver a EEUU los dos juntos, son tres días no cinco, el capitán ingles dice que no, prefiere seguir rumbo como sea, es un inconsciente, yo no le veo preparado para esta travesía ni técnicamente porque no conoce su barco como para repararlo ni como navegante, me sorprendió desde el principio su tripulación, un niño muy joven y su padre muy mayor. imagenDejo muy claro que no pondré en riesgo a mi tripulación, no remolcare su barco en caso de problemas solo recogeremos a la tripulación que desee viajar con nosotros. Vuelvo a bordo de mi barco, el mar se agita ya no es seguro estar tan cerca, soltamos amarras y volvemos a navegar, hay una ligera brisa que vale para que el otro barco navegue, va sin luces detrás nuestra, el capitán ingles es hábil mueve muy bien el barco, le veo por el radar, en ocasiones se aproxima peligrosamente, esto no puede ser, no puedo ir en crisis durante cinco días. Bajo al comedor enciendo la BLU y doy un S.O.S. las autoridades deben tomar cartas en este asunto ya que el capitán ingles es un inconsciente. Nadie contesta repito el S.O.S. en varios formatos uno con el botón automático y otro a voz dando mis datos, mi posición, y el problema, no hay respuesta, el Cost Guard siempre esta en activo puedo pensar que es mi radio que no llegue a la costa, después de varias veces corto, hago lo mismo con la VHF, no hay respuesta solo ruido de fondo, la VHF solo cubra 50 millas, la dejo encendida en el canal 16 como prescribe la ordenanza. Sigo dándolo vueltas al tema, estoy lanzando un maydey y nadie nos responde con esto no contaba si tenemos algún problema grabe, este no es el caso pero si algo sucediera estaríamos vendidos. Veo en el radar al ingles como cambia el rumbo con maniobras de evasión para no golpearme por la popa, es la leche. En el silencio de la noche con el rumor del mar a mi espalda una voz en la VHF solicita mi posición, rápidamente recupero el micro y leo el GPS, de repente se ilumina el mar todo mi lateral es una luz, parece que estamos cruzando una vía de tren y viene el mercancías, es una luz cegadora, intensa, un avión de no mas de 15 metros de largo a ras de suelo, levanta el vuelo para no colisionar con nosotros pasa a 3 metros del tope del mástil, esta película la había visto en la tele ¿pero vivirla?, no me lo puedo creer han enviado un parato a ver que pasa, me quedo mas tranquilo ahora si se que el botón automático vale para algo. El avión nos pide un informe de la situación, le señalamos mediante nuestro foco la presencia del barco ingles, le contamos la historia y que quiere continuar hacia Bermudas le indico que me parece arriesgado para ellos y para nosotros, nos notifica que informemos al barco que si persiste en continuar hacia Bermudas EEUU no se responsabilizara de ningún rescate, que de la vuelta y un barco de salvamento saldrá a su rescate, podrían coincidir mañana en la tarde y serian remolcados al puerto mas cercano para la reparación pertinente, estarán controlados por radar las 24 horas. Salgo a cubierta le explico la situación al capitán ingles quizás me mira con rencor pero en la noche oscura no le puedo ver bien , me dice que acepta, se lo comunico al avión que no hace mas que dar vueltas elípticas pasando cada vez mas cerca de mi mástil como si estuviera afinando distancias, es un perfecto macoy pero domina el tema al centímetro, el piloto me dice que le tirara al barco ingles una radio portátil y un juego de luces de emergencia, creo no haber entendió bien la frase ¿como les va ha dar el material?, bueno quedo expectante, salgo a cubierta con el micro de la radio en la mano veo que viene casi a la altura de nuestra cubierta, a dos metros del agua, no puedo por menos que cerrar los ojos para evitar verlo, supera nuestro barco y lanza un pequeño paracaídas con una bolsa, su precisión es acojonante el paracaídas queda a pocos metros del barco ingles que lo recogen rápidamente, el piloto se despide felicitándonos por la ayuda prestada y quedan a la escucha en la radio. Bueno, nos despedimos del capitán ingles después de confirmar que la radio emitía y las luces funcionaban, me imagino que este cambio de planes no le gustaría pero es lo que tiene que ser. Os podéis hacer a la idea la conversación de los siguientes largos días, el avión, el piloto, el capitán ingles, el barco tan pequeño que llevaban, etc. Es una forma inesperada de romper la rutina aunque espero que la rutina impere y no tener que superar estas pruebas de actitud, siempre te quedas intranquilo, las soluciones nunca son perfectas de hecho, mas tarde nos enteramos mediante Esther que en las fechas del posible arribo del capitán ingles a costa hubo un tornado que barrio toda la costa de Florida de norte a sur, no quiero pensar si a este pobre le costo el disgusto de enfrentarse a este tema, prefiero ignorarlo.

imagen Seguimos la travesía, vamos por el cuarto día, es decir al día siguiente del rescate, el viento ha subido mucho los tornados que se están formando en la costa de los cuales no sabemos nada, alteran la zona, el mar sube cada vez mas. Es el momento de confirmar que la decisión de llamar al Cost Guard fue lo mas correcto, si en estas circunstancias tenemos que ir pendientes del otro barco no me gustaría nada. En la noche la navegación se hace dura, navegamos entre olas de 4 metros con vientos superiores a los 30 nudos si esto persiste el mar se ira levantando y nos enfrentaremos a mas metros de ola. Casi al amanecer y sin cambios me hacen el relevo estoy agotado, mas mentalmente que físicamente esto se complica los vientos que no debían ser tan duros están ahí, el mar va subiendo y estamos en el triangulo de las Bermudas casi en la mitad. Me quedo dormido según me apoyo en la almohada, no tengo cama fija duermo principalmente en el sofá del comedor o bien en el suelo a los pies del mismo, el barco tiene moqueta en el salón así que el suelo esta siempre caliente y blandito. De repente un ruido enorme hemos chocado con algo y el barco casi vuelca, me levanto como una exhalación salgo a la cabina veo el panorama, el mar esta blanco vamos con la genova y la mesana, es mucho trapo con este viento y este mar, alguien se despisto golpeo el freno de la recogida de la genova y esta se abrió por completo, veo que esta rajada en la base, intento recogerla, ayudado con el winche tiro del cabo, es imposible tiene mucha carga, mi hermano pretende ayudarme intenta aproar el barco para quitar presión a la vela y que el enrollador sea capaz de recogerla, con este mar es una tarea complicada se le pasa el timón y cambiamos de amura con el consiguiente desastre, al intentar recogerla con el viento a la contra salta de nuevo el tope del enrollador del puño de pena cayendo la vela y rasgándose como una hoja sobre la proa, la situación es delicada me pongo el arnés, arranco motor y salgo a toda pastilla todos quieren voluntariamente salir a cubierta pero no me fió, lo peor que nos puede pasar es un hombre al agua. Suelto como puedo la driza del puño de escota pretendo atar los cachos rotos de la vela al candelero, cuando lo consigo miro hacia atrás tengo la driza de izada de la genova enrollada varias vueltas al mástil es decir la mayor no podré izarla en estas circunstancias y tampoco usar la trinqueta, la driza rozaría constantemente la vela y la rajaría. En una media hora nos hemos cargado la génova, no puedo usar la mayor ni la trinqueta, me queda la mesana y un tormentín que con garruchos engarzo en el stay de proa, este es el tirante del bauprés, es doble como emergencia lo suelo utilizar. Tenemos que seguir a motor, el mar es un espectáculo pero en otras circunstancias, ahora mismo es un sueño de terror, recuerdo que seguimos en el triangulo de las bermudas, me pregunto si esto es lo que significa el triangulo, si nos hundimos es fácil que no nos encuentren. Hago cálculos con los tanques llenos de gasoil sin duda arribamos a Bermudas, al ritmo que vamos tardaremos dos días mas de lo previsto. Durante todo el día el mar siguió bramando contra nuestro casco, se mantuvo el blanco del agua durante mucho tiempo. Después de seis horas el viento baja a 25 nudos, nos da un respiro. Estoy con la moral por el suelo, no me gusta como se desenvuelven las cosas, sigo al timón con una cara despejada no puedo, no debo, mostrar mi preocupación. La tripulación supera los nervios comiendo y bebiendo, el plato preferido es el cocido casi Madrileño lo de casi es porque faltan elementos, llevamos tres días seguidos de cocido, excuso decir los ruidos que hay por todos los sitios, la tripulación se convierte en maquinas de comer y soltar gases. Llega la temida noche, estoy agotado pero debo seguir al timón el mar esta muy alto un error al coger la ola puede tener consecuencias, el viento, gracias a dios amaina, el mar sigue alto pero razonable, comienza una lluvia intensa es cierto que el aire tan duro molesta pero el agua no permite navegar con comodidad, no hay visibilidad. Tengo decidido que las noches las navego yo, durante el día se turna el resto de tripulación. Dejo muy poco el timón, solo para hacer cálculos en la carta, comprobar gasto de gasoil, medición de niveles de motor, estoy agotado pero mas mentalmente que físico. El agotamiento es general, en la cabina estamos Javier y yo, los demás duermen. Llevo el radar encendido es una herramienta de seguridad muy útil, la visibilidad es escasa. El gps no se apaga nunca, lógicamente, en esta zona compruebo que recibo bien los satélites, la brújula no es constante ratifico que tiene muchas variaciones, las leyendas dicen que es posible que todo quede afectado. La cabina esta completamente cerrada, tenemos los faldoncillos laterales, la tapa de nailon que cierra la salida a cubierta se sujeta con corchetes, dentro no hace calor pero no hace frió. Comienza a concentrarse una bruma, los 360 grados se vuelven blancos, hay una tormenta eléctrica lejana, con cada relámpago se ilumina todo a nuestro alrededor, el mar a bajado mucho estamos en olas de 2 metros sin cresta, redonditas, llueve muy finamente. “Estamos en too el medio del triangulo” 30º39’ 070º26W, tenemos una conversación forzada por los acontecimientos, nuestra situación es dantesca,  ¿esto significa que nos han aducido otros seres?, desde luego es lo mas parecido, si mañana no amanece o estamos en otro espacio-tiempo no me resultaría raro. El barco mantiene el rumbo con el piloto automático, la mesana cumple su misión de estabilizar en lo posible. Estamos de pie en el centro de la cabina sin tocar nada, cuando hay tormenta eléctrica mejor no estar apoyado en nada que pueda dar calambre. imagenEl viento es muy suave escasos 8 nudos, de repente notamos una corriente de aire gélido, a nuestra espalda un ruido desgarrador como si alguien hubiera arrancado la tapa de nailon de la entrada a la cabina, Javier y yo nos abrazamos, no queríamos volver la cabeza, seguro que seres de otro mundo nos han visto y nos van a llevar, notamos la corriente de aire que entra por el hueco esperamos sin mirar un largo minuto, un minuto largísimo, como nadie nos toca volvimos la cara despacio, con miedo, la tapa no esta en su sitio, la vemos como se hunde en el agua, bueno pues seguro que ya no estamos en la tierra ahora estaremos en otro espacio-tiempo distinto, quizás otra dimensión. ¿Como se soltó la tapa?, desde luego no pesa pero nunca ocurrió algo así, todavía tiemblo, Javier no me suelta me tiene cogido del hombro, dice que prefiere ir acompañado que solo. Paso un rato hasta volver a mi ser. Javier y yo guardamos silencio, no hablamos, solo miramos, no queremos hacer ruido, preferimos pasar desapercibidos por si todavía nos buscan los OTROS, en fin, ahora lo cuento con el alma mas serena pero como susto, el mas grande de mi vida, es tanta la presión que no podría hacerme ni pipi, ni caca, me he quede insípido de cualquier sentido o sentimiento, note que no estaba en mi, es decir no quería estar en mi, si se llevan mi cuerpo prefiero quedarme en espíritu dentro del barco. Cuando la sangre llego al cerebro con normalidad y aunque parezca una tontería fui al gps y comprobé la fecha que daba, 14 de mayo con la hora correcta 3,15 horas, repito que ahora es una tontería pero eso es ahora. Me quede despegado, es mas no quiero echarme a dormir prefiero ver el amanecer, si se produce, comprobé la lectura de los satélites del gps y también la fecha por si cambia. Cuando vi el intento del sol de salir entre unas nubes bajas con claros racheados me tranquilice, parece que seguimos en la ruta. El día se levanta tranquilo, el mar esta relajado, el cielo se mantiene cubierto y llueve finamente, hace calor es el momento perfecto para ducharse, la tripulación me mira con extrañeza pero solo hemos tomado una ducha en los últimos 4 días, no olemos o eso me parece pero siento en mi piel un desagradable aceitillo pegajoso. Estoy preparando mi champú y la toalla, me quito la ropa, Javier me toma la delantera, estaba ya en pelota picada en la cubierta dándose jabón a la vez que meaba por la borda, todo al mismo tiempo. La lluvia arrastraba la roña, me sentí a gusto, estaba limpio, mi hermano dijo que primero había que bañarse en el mar, mire el agua estaba negra, tenemos 11.000 metros de profundidad, no se ve vida, lo comente en alto y los mas preparados para saltar se lo pensaron, solo Javier se tiro, tengo que reconocer que Javier se hace querer, su espíritu es libre, hace cosas que no te esperas, si puede hacer lo que nadie se atrevería se lo impone como reto, me tenia intranquilo estas aguas tienen de todo los bichos que se pueda pensar así que le roge que saliera del agua, yo no me tiraría por nada del mundo. Volvió a ducharse, la lluvia continuaba. Tanta tranquilidad me permitió desenrollar las drizas del mástil y recuperar la trinqueta y la mayor. Volvemos a navegar con medios mas propios, las velas cumplen su misión aunque solo a 3 nudos, el viento es de 12 nudos, la lluvia continua. Javier me dice que quiere practicar los rumbos con las cartas, dicho y hecho, nos sentamos uno frente al otro, yo tengo la carta a la inversa, le enseño las reglas básicas, tiramos el rumbo, hacemos los cálculos y tomo los nuevos puntos gps, los ponemos en el parato y cogemos nueva ruta final para llegar a las islas Bermudas, quedan unas 22 horas para ver tierra.

Rafael tiene una radio pequeña que sintoniza FM y AM, se recibía perfectamente radio Cuba, como unico entretenimiento nos tragábamos los discursos políticos que durante toda la noche desarrollaban para los noctámbulos como nosotros mientras realizábamos la tarea de vigilancia y navegación. Las noticias cubanas son triunfalistas siempre hay un frase de “el imperialismo Americano una vez mas fue derrotado” podían dar información de cualquier tipo, pero antes o después estaba la frase.

Muchas conversaciones nocturnas se refería a la vida que llevaban los hermanos en la Pampa Argentina donde nacieron, donde el padre se arruino y muy jovencitos vinieron a España que era donde estaba toda su familia. El padre era un emigrante español que no triunfo y volvió a casa. Me entretenía las andanzas de aquellas tierras, trabajaban desde muy pequeños como vaqueros en la hacienda del padre, montaban a caballo como si fuera una bicicleta, es el único medio de transporte en la Pampa. Me contaban que estaban cerca de una ciudad pequeña no recuerdo el nombre pero que no había de nada. Tenían un unico vecino a dos horas de distancia . El padre compro una avioneta para hacer viajes, sin cursillos de ningun tipo la compro y a volar, el curso de iniciación fue de escasos 10 minutos, el ángel de la guardia debía trabajar horas extras.

El ambiente entre la tripulación no es bueno, mi hermano Jorge se peleo con Franky, tuve que intervenir en la discusión hay mucha tensión. Los turnos los tuve que variar constantemente primero eran de a uno, los hermanos siendo camioneros se dormían, luego de a dos para uno vigilar al otro, si coincidían los hermanos se dormían los dos, si coincidían con mi hermano bronca, así que Javier de guardia con uno y yo con el otro, mi hermano Jorge solo, lógicamente no se duerme, el sabe el peligro que esto supone. Mi hermano acusa de lo vagos que son los dos hermanos y en especial Franky, intento poner el lado positivo sobre todas las cosas, es mejor, mas entretenido hacer cosas para no estar mirando, si todos hiciéramos nuestras tareas llegaríamos a un punto que no tendríamos mas que hacer, aunque este no seria mi caso pero si del resto. Jorge lo entiende pero no lo supera, no le gusta la aptitud de algunos. Entiendo que ahora todos saben lo que significa cruzar el Atlántico y no es lo que pensaban, es duro, el talante flojea, la paciencia escasa y mucho respeto al mar. Un punto donde hay roce son las camas por fin ven que la cama de popa no vale para dormir, lo mas rentable es el suelo, en ocasiones los buenos sitios están ocupados todos quieren cerrar su corralito y que nadie entre pero esto es un barco, mi sofá ya no es mió siempre esta ocupado, el suelo enmoquetado a sus pies también tiene dueño, me voy al pasillo entre comedor y cuarto de popa junto a la tapa del motor aunque este en marcha el ruido no me llega a afectar estoy tan cansado que caigo las dos horas intermitentes que duermo, no me quito la ropa ni los náuticos por si tengo que salir corriendo, es una dura prueba de resistencia imagenpero la superare, el animo es cada día mayor, quizás es que lo peor ya paso. En uno de los recuentos de comida me percato que:

No hay galletas compre 20 kilos y yo no tomo .

La leche no queda compre 40 litros y yo no tomo .

Hay leche en polvo pero no gusta, pasa lo mismo con el arroz, esta intacto.

Los zumo compre 250 litros quedan 10 litros yo he tomado si llega 1 litro .

El agua esta casi intacta, solo lo que yo bebo.

Me preocupa el nivel de comida que lleva la tripulación, los hermanos arrasan, son los nervios

Son las ultimas horas antes avistar tierra son las 6 de la mañana todos están de pie oteando el horizonte deberíamos ver algo, pasan unos minutos ya no me preguntan, me increpan ¿DONDE ESTAMOS?, sobre todo los hermanos, quieren llegar a tierra ya. Reviso los cálculos jod……., cuando hicimos los calculamos Javier y yo con la carta girada yo me equivoque y en vez de sumar reste lo que quiere decir que con el nuevo calculo estamos unas 30 millas mas al norte tengo que desviarme. Meto los nuevos puntos en el gps, los comentarios indican la desconfianza en los aparatos, los hermanos dicen que es lógico que con un aparato tan pequeño no puede llegar a encontrar una minúscula isla en medio del mar, guardo silencio pedí disculpas y di una nueva hora de avistamiento en 6,30 horas mas avistaremos tierra. Las miradas eran penetrantes por parte de todos, me salvo una voz inglesa por la VHF, si no, hubiera comenzado una revelion a bordo, hay tensión y miedo, un miedo irracional. Los hermanos salieron a cubierta no querían hacer relevos de vigilancia al timón, estaban expectantes, oteaban el horizonte. Casi con una exactitud alemana, dos minutos antes de la hora prevista, avisto la primera luz de las Bermudas, anteriormente en el radar a máxima potencia mostré a mi hermano y a Javier el archipiélago pero no dije nada a los hermanos, la situacion no permitía mostrar mas aparatos aunque este pintara tierra. Alegría general estamos llegando, el resumen de la travesía no es negativo, es intenso, lleno de muchas respuestas de los mas de cinco sentidos que hay que poner, llegaremos a puerto después de 11 días y unas horas, dos días mas que la media y muchas cosas rotas, sobre todo los nervios de algunos.

Llegamos a la bocana del canal balizado para entrar a la bahía de San Jorge, es el noreste de la isla. Las luces de avsitamiento eran del suroeste, así que recorrimos todo el archipiélago en paralelo. El conglomerado de islotes que configura el archipiélago lo componen rocas que velan pocos metros sobre el agua, no da en muchos casos para poder poner diez personas de pie en tierra firme. Guardamos la distancia pertinente porque hay mucha roca suelta cercana a las playas que configuran el perfil de la isla. Esta amaneciendo no quiero pasar el canal balizado de noche, solo hay dos luces de posicionamiento, los buques de carga habituales entran con luz de día, en la noche nadie transita el canal por algo será. En una hora empezamos a vislumbrar movimiento, seguimos a un barco de pasajeros lo suficientemente grande como para que nuestro barco parezca un bote de emergencia. Descubrimos una bahía con bajos fondos a babor unas construcciones perentorias a estribor y lo que parece un puerto en construcción a continuación, tengo la información que en Bermudas no hay marina, el personal que arriba deja amarrado al paseo marítimo el barco, muchos se abarloan por fuera, los rozones son intensos, golpes con el dique en todo momento, además los robos son frecuentes, el panorama no es brillante, el único sitio con algo de organización es la incipiente marina de la entrada a 2 kilómetros de la ciudad. Tenemos que cumplimentar la ordenanza de arribo por radio me doy de alta. Solicitan muchos datos, finalmente nos indican el muelle de arribo en la caseta de emigración para una inspección del barco, es obligatorio la presencia del barco y la tripulación. Según llegamos a las primeras casas de la ciudad se deja ver en un muelle desplazado una caseta con un cartel enorme donde pone emigración, nos abarloamos a un velero que llego antes que nosotros bajo con todo los pasaportes papeles del barco la policía esta vigilante a nuestro movimientos, no permiten la salida a la ciudad hasta no haber terminado el papeleo. Mientras hacemos los papeles la policía con un perro entra en el barco, abren compartimentos cuando lo consideran oportuno, terminan llevandose con ellos las pistolas de bengalas que teníamos en la bitácora, quedaran en consigna hasta nuestra salida. imagen En la oficina firmo un montón de formularios donde me amenazan con años de cárcel si miento en la declaración, si la tripulacion comete cualquier atropello soy el responsable, en fin esto es lo que significa ser el capitán, si alguno de la tripulación hace algo responderé por el hasta que se ratifiqué el delito y en ese momento si no tengo nada que ver es posible que reciba una multa y la expulsión del país, que bonito. Nos hacen un papel en transito, nos quitan el pasaporte, no me gusta pero me explica el agente que de este modo no puedo perderlo por robo o extravio y lo mas importante no permitir que nadie fotocopie ese pase, vaya como esta el tema. Nos obligan a cambiar un mínimo de dinero por persona 100$ parece un abuso ya que el cambio es bajo, además tenemos que pagar una tasa de entrada al país 20$, es un negocio fijo a todo turista, nos perdonan las tasas del barco ya que la salida será en 3 días, lo consideraran un repostage, en caso de estancia superior a 5 días me cobrarían 200$ mas, es un atraco, pero es lo que hay. Solicito toda la documentación posible, me ratifican que la marina esta en la entrada a la bahía. Nos queda poco para disfrutar de los encantos de tierra firme, tenemos que volver por la bahía para amarrar en la marina. Disfrutamos de las vistas desde el barco, la bahía tiene un fondeadero delante de los bajos fondos. Uno de los muchos barcos que hay tiene bandera suiza, es un velero de 6 metros con el fuera borda encadenado de mala manera a la bancada de popa, que valor tiene algunos y yo con estas pintas.

Vemos la marina es peor de lo que esperábamos. Los diques de arribo no están terminados, no tienen amarras, no hay agua, no hay luz eléctrica ni iluminación en el muelle esta en obras, por lo visto lleva en obras varios años. Hay mucho escombro pegado al muelle es decir una verdadera chapuza, no hay nada más donde elegir. La gente que vive en los barcos amarrados salen poco de paseo así que no pueden robar fácilmente. Nos situamos entre dos barcos uno de bandera EEUU y otro Inglesa ambos con gente en cubierta, tiramos ancla muy lejos con mucho respeto me acerco al muelle de popa, tuvimos suerte es una de las mejores plazas, solo hay tres en condiciones las demás tienen fondos con piedras intermitentemente o el muelle tiene hierros salientes que impiden llegar desde el barco al muelle, otras tienen hundido el muelle, como puede ser que un punto en medio del mar con tantas visitas no tenga instalaciones adecuadas, es un negocio seguro, se considera que unos 10.000 barcos anualmente cruzan el Atlántico el 50% arriba en Bermudas ¿quien no ve el negocio?. Llegamos con ganas de ducharnos con agua caliente y en un espacio mayor que el wc del barco, las duchas del puerto no es lo que esperabamos pero habia agua tibia. Necesitamos agua potable para los tanques, gasoil. Pagaríamos lo que fuera con tal de ganar en calidad de vida, venimos de pasar alguna que otra penuria es la trampa perfecta para sacarnos el dinero, pues bien, no hay mucho de donde tirar, todo eran problemas de poco abestecimiento, etc, la alegría de pisar tierra supera todo los inconvenientes. Los planes se disparan, visitar la ciudad, tomar miles de cervezas, (navegando no hay alcohol), comer otra cosa que no sea cocido, un largo etcétera.

VOLVER A LA PAGINA PRINCIPAL