LA BITACORA DEL ATLANTICO___________________ VOLVER

10ª CRUCE DEL ESTRECHO DE GIBRALTAR

Volvemos al tajo, el barco esta intacto, muy sucio parece que hubo tormentas de viento con arena del Sahara, tiene una capa de desierto sobre la cubierta. La travesía de estos días es distinta, estamos navegando por costa no nos vamos a enfrentar a ningún cataclismo, en el caso de cualquier contratiempo tardamos una hora en entrar a refugio. El área de mayor exposición será el cruce del estrecho, sus famosas corrientes y cambios de clima repentinos, tiene una fama no justificada. Tenemos el parte meteorológico de los próximos días, viento de poniente de 15/20 nudos a favor, rizada a marejadilla, nada de lluvias, anticiclón en Azores que nos protege de malos momentos. La tripulación ha cambiado somos 4, Pepe, Juan, Gonzalo y el servidor, vienen con muchas ganas de pasarlo a lo grande, suena a música celestial. El avituallamiento del barco es distinto a la travesía oceánica, en esta ocasión la carga mas importante es de cerveza, whisky, Ron, Coca Cola, y otras sustancias asociadas, aceitunas pepinillos, patatas fritas, mejillones, lo que el país brinda. Tenemos en nuestra ruta hacer noche en el puerto que corresponda para poder disfrutar de las bellezas del lugar en todos los sentidos. Comenzamos por Puerto Sherry, es nuestra primera etapa, queremos prolongar el cruce del estrecho, ver sus aguas como confluyen océano Atlántico con mar Mediterráneo. El estrecho tiene una leyenda negra, las muertes que provoca el escapar del continente Africano para pasar a Europa. Conozco un caso de uno de los barcos que cubrieron la travesía comunicándose con la rueda de los navegantes que al pasar por estas aguas localizaron un cadáver flotando, avisaron a la Guardia Civil que les visito para recoger lo que quedaba del cuerpo. Las estadísticas dicen que muchos de los cadáveres que se encuentran tienen la cremallera del pantalón abierta que quiere decir que salieron a orinar a cubierta un golpe de mar les derriba y nadie en cubierta se da cuenta del echo, la caída de un carguero al agua duele, si es un pesquero es menor pero son barcos que se mueven mucho es fácil caerse y ¿como sucumben? principalmente porque no saben nadar, es difícil creer que alguien profesional del mar no sepa nadar, pues los datos arrojan que esto pasa en un 32%, increíble. Hay una desidia de los buques que hacen esta travesía, no quieren problemas no quieren parar o avisar en el caso de que detecten algo en el agua, son contra tiempos que provocan bien perdida de tiempo, bien utilizar recursos que no desean gastar o tener que desviarse para dar auxilio a alguien que lo reclama. imagenLas estadísticas que realizan los organismos afectados no son fieles a la realidad, se destapan menos de la mitad de los sucesos que ocurren, es un hecho vergonzoso que nadie quiere echarse a la espalda como bandera para una ayuda ilimitada.

Arrancamos motor, la salida del amarre nada que ver con la llegada, maniobras lentas, precisas, nos despedimos de los Guardias aunque no sabemos si son los mismos responden al saludo, el marinero nos contó que durante días hemos sido la comida entre los guardias han estado contando lo que supuso nuestro amarre, cada uno contó su punto de vista y como resbalaban los zapatos, una vez mas nos recordaran. Llegamos sin ningún problema a la bocana, el mar esta tranquilo, hay paz en todo lo que nos rodea. Pepe ya esta preparado para subir velas, toma la iniciativa para sacar el mayor rendimiento del mar y la estructura en que nos encontramos. Ponemos todas las velas al viento, mantenemos el motor por precaución no conozco las corrientes que todos hablan, si vemos remolinos a nuestro lado, son formados por la mezcla de las aguas cambios de temperatura de calida a fría, por el impulso que ofrece el agua, sopla poniente dicen que la corriente superficialmente va según el viento pero la corriente dominante es el vertido del Mediterráneo al Atlántico. El océano viene de una profundidad media muy elevada y choca contra la baja profundidad que supone la puerta del estrecho ese choque frena y provoca un gran remolino sumado con el impulso de un mar que esta entre comillas cerrado y que su casi único escape es hacia el Atlántico. Hace calor, el mar esta azulado, hay poco trafico en este momento, queremos hacer escala en Cádiz, la travesía de hoy no es muy pesada nos separan solo 15 millas, unas dos horas y media así que la tripulación decide dar una vuelta por aguas del estrecho acercándonos en lo posible a la costa Marroquí, hubo tentaciones por pasar a Tánger pero hablan de inspecciones de barcos privados con problemas con la policía de la zona no me apetece meterme en problemas. Casi rozamos la isla Perejil la cual es Española, creo que carece de vigilancia todo el arrecife que podemos ver, además de altura y difícil acceso, el comercio es en un único sentido de allí hacia España y ese mercado interesa a Marruecos. Después de disfrutar de un día completo de paz y buenos vientos, arribamos a Puerto Sherry es evidente que esta en obras, nadie contesta la radio, nos amarramos a un dique que nos protege del movimiento del mar y que a la vez es fácil en maniobras. Cuando pretendemos salir a tierra nos resulta imposible, la zona esta cerrada con una puerta metálica bien protegida que por medio de tarjeta electrónica controla entradas y salidas. Un paseante nos ayuda avisando en la oficina, aparece un lugareño dice que están cerrados no tienen ni agua, ni electricidad y si nos quedamos nos cobran 6.000 pts, la canción dice “no estamos locos sabemos lo que queremos”, recogemos, cruzamos la tacita de plata y arribamos al puerto de Cádiz. El caos de trafico es descomunal, nuevamente llamamos a la marina correspondiente no contesta nadie son las 20,00 horas, es posible que el turno de trabajo se haya terminado. Vemos unos pantalanes flotantes, son la primera fila de amarres observamos como coincidiendo con la llegada del ferry por detrás nuestra, un pobre barco de motor con bandera inglesa casi se sube al pantalan, los ferries vienen muy rápidos meten reversa en un punto concreto, justo en la bocana de la marina creo que lo hacen aposta, saben de sobra el resultado de esta acción, los primeros diques se levantan un metro y con el dique el barco amarrado, es peligroso, el tema tiene mucha mala leche. Nos metemos al interior de la dársena y con alguna dificultad amarramos en la tercera línea de diques, estamos mucho mas cómodos aunque todos los amarres se mueven bastante, nada que ver con el primero. No hay personal, no hay luces, no hay vigilancia, no hay nada este es el famoso puerto de Cádiz de orden internacional, ahora comprendo que Gibraltar gana la batalla de publicidad y servicios. No tenemos mucha confianza de dejar el barco abandonado en donde esta, dentro de la marina no hay luces cuando en el resto del puerto parece de día. Caminamos unos metros, encontramos una barrera detrás de unos contenedores pertenece al control de almacenamiento de mercancías, ni nos miran, cualquiera puede pasar por la marina, eso es lo preocupante no hay ninguna imagenvigilancia. A dos minutos caminando a orillas del mar estamos en la movida del puerto de Cádiz, chiringuitos, bares de pescaito, copas, mucha gente, nos metemos con todas las chavalas, son simpáticas, sonríen a nuestras bromas. En una de los bares de copas me hago el gracioso, a dos monumentos de mayor edad que la mayoría posadas en la barra me acerco, las cuento que están invitadas que somos los relaciones publicas del local, me miran de arriba a bajo, me responden que ellas no han contratado a nadie para relaciones publicas que me limite a beber la copa y deje de molestar, me disculpo, no aceptaron de buen grado la broma, yo creo que el tema era simpático pero no todo el mundo piensa igual, mis amigos se ríen sin parar, el ridículo no es una sensación que tenga a flor de piel pero sugiero irnos no tiene mucho sentido haberla piciado con las dueñas y seguir aquí dando vueltas a la copa. La noche fue larga y muy divertida.

Como en cada lugar a las 8,30 golpean en cubierta, nos acostamos a las 6,30 no hemos dormido mucho, es el marinero del puerto de Cádiz, dice que si vamos a estar mucho tiempo le indico que acabamos de llegar queríamos repostar y seguir camino, este andaluz no me cree, es tan vago que no hace el intento de desmentir el tiempo de nuestra llegada, posiblemente porque ayer se largo antes de hora dejando su puesto de trabajo, el caso es que soy un poco pirata y no pienso pagar por lo poco recibido. No pone objeción pero dice que el muelle de espera son los primeros pantalanes, le respondo que nos dio miedo cuando vimos lo que le paso al guiri de motor que esta amarrado allí, casi se sube al pantalan cuando llego el ferry, me mira sonriendo, comenta que los del ferry quieren quedarse con la dársena del puerto deportivo y es su forma de crear problemas, frenan en la bocana y montan una ola tremenda. Quedamos que nos iríamos lo antes posible, me volví a dormir, la tripulación no esta en condiciones de seguir camino, duermen como marmotas. A las 12,00 alguien se mueve, el hambre hace estragos decidimos quedarnos en Cádiz, salir a comer por la zona ir a la famosa playa, seguiremos mañana la ruta. El marinero no volvió a decirnos nada, no entiendo su aptitud pero nos viene bien, a las 17,00 horas se largo y no volvió. Pasamos el día en la ciudad de Cádiz, en la playa hasta que aguantamos, había mucha fauna variada. Nos recogimos algo mas pronto mañana hay que madrugar.

imagenCon la frescazos levantamos sobre las 10,00 horas, desayuno rápido y zarpamos, el marinero no había echo acto de presencia, pasa mucho del tema así que arrancamos sin pagar un duro, nadie controla las entradas ni las salidas y estamos hablando del puerto de Cádiz. Ponemos rumbo a Barbate, otra escala en nuestra ruta, queremos disfrutar de toda la costa nos mantendremos en el estrecho por unos días mas. Mucho trafico de pesqueros la zona es famosa por la cantidad de capturas año. La tripulación tiene calor, no corre una brizna de aire, vamos a motor, mis amigos insisten en bañarse tal cual en medio del mar, me gustaría encontrar una zona mas refugiada de tanto barco que va y viene, como si alguien hubiera decidido por mi el motor se para, la hélice ha pillado algo que la freno, unas trozos de redes flotan por los alrededores no es un almadraba ni una red completa son jirones que han dejado abandonados y que suponen un peligro, en las cartas marca claramente una zona de pesca con redes instaladas pero no es la zona, bueno es el momento bañarse, tardamos mas de media hora en liberar la hélice. El mar esta tan tranquilo que sin tirar ancla nos mantenemos son deriva, el baño duro un buen rato. Arribamos a Barbate, todo el mundo habla de su pescado, sus chiringuitos en la playa, su buen rollo de la gente. El puerto es pequeño y estan en precario, somos un barco grande para meternos en la parte privada, nos colocan casi en la bocana, no hay agua, tan solo una manguera que tiene servicio intermitentemente en la tarde, ahora esta cortado el servicio. No hay luz, están reparando la instalación, falta de todo, no me gustaría pasar una tormenta del estrecho en este lugar, nuestro amarre no supone una auténtica protección. Cenamos de maravilla en uno de los chiringuitos de la playa, la movida es de gente muy joven, nos recogimos pronto, mañana pasaremos frente a Tarifa y la punta del estrecho.

Zarpamos de Barabate el cruce del estrecho se hace entretenido muchas tablas de windsurfing salen a nuestro encuentro que barbaridad son cientos en una misma playa, nuestro destino es Soto Grande una marina moderna que esta después del peñón, es la primera marina Española después de la piedra. Renegamos entrar en Gibraltar mientras que este ocupado por culpa de una mala gestión del pasado. El clima es bueno seguimos con bonanza de vientos, el mar esta tranquilo, los remolinos nos rodean, en ocasiones se nota su influencia, nos cambia el rumbo expulsándonos hacia fuera. Llamo a mi hermano por teléfono, estamos cruzando el estrecho, me hubiera gustado cruzarlo con el pero la familia le reclama, ahora es padre. Cruzamos frente a Gibraltar, hay patrulleras inglesas que están vigilantes varados en mitad del agua, parece que hay pescadores Españoles faenando en los alrededores, los ingleses consideran que las aguas de influencia del peñón son infranqueables, desde luego a nosotros no nos dicen nada, seguimos rumbo, pasamos el día dando la vuelta a la gran roca, a media tarde avistamos nuestro destino el puerto de Soto Grande. Es grande cómodo para las maniobras, los marineros nos ofrecen amarrar en el muelle frente a las oficinas, nadie ha contestado en la radio como en muchos otros sitios, el marinero que nos recibe no entiende español, llama a otro paisano que lo mismo, me niego a hablar en ingles, estamos en casa, esto es territorio español. Paso a la oficina, lo mismo nadie habla español, solicito una persona que hable mi idioma, se encogen de hombros, ahora comprendo que no contesten la radio. No me lo pienso mas, salgo del edificio, entro en el barco, suelto amarras ante la sorpresa de los marineros, me dirijo a un amarre fácil que tengo en frente, los marineros me intentan decir algo pero no pongo facilidades así que no hay comunicación, finalmente me dejan hacer lo que quiero. Preparamos el barco para dormir cómodamente al conectar la luz el sistema es distinto a otros, no tiene nada que ver con el estándar que a veces varia pero se parece en este caso es completamente distinto, no tenemos clavija adecuada y eso que tengo un buen repertorio, suelto los cables y los meto a capón los marineros me miran pero ante la imposibilidad de la comunicación pasan de mi. Nos dirigimos a las duchas todos los carteles en ingles no hay ni el mas mínimo esfuerzo de educación de poner algo en español, es insultante. No encontramos el baño público, me veo obligado a preguntar a un viandante en ingles que me indica donde están los servicios, me responde que dentro del club, necesitamos ser socios para utilizarlos, no me lo puedo creer, es la leche. Entro muy tieso en la parte del club, alguno mira pero como si no fuera conmigo, sigo, veo los baños, todos en comitiva nos metemos, nos duchamos y salimos como tal cual, nadie dice nada, eso nos miran como si estuviéramos cometiendo un delito, no es agradable.

Olvidamos el incidente del puerto, salimos a cenar, después de caminar media hora encontramos unos chiringuitos que están montados para guiris, el servicio malo, la gente nada amable, que desastre de sitio. Volvimos al barco echando pestes de todo lo que nos rodea. El sueño nos invade bebimos algo mas de la cuenta, el vino blanco estaba bueno.

A la mañana siguiente decidimos poner rumbo a la verdadera España, salir de ambientes mixtos. Me acerco a la oficina, solicito en un claro español alguien que hable mi idioma, es otro día, el turno de gente ha cambiado, se vuelven ha encoger de hombros. Solicito el libro de reclamaciones en ingles, como un resorte vuelven las caras, tienen sus ojos clavados en mi persona, un caballero muy amable con voz suave me dice, ¿porque me siento mal? le explico que estamos en España que por lo menos hay que tener a un buen representante del país para informar, ¿porque todos los carteles están en un idioma extranjero?, ¿como es que los baños están en un recinto privado no disponible para los navegantes?, ¿como es que nadie contesta la radio en Español?, son muchas preguntas y el hombre no tiene ninguna respuesta así que insisto, la hoja de reclamaciones, me responde que hemos sido invitados por el puerto, es una maniobra para cerrar el tema, insisto que quiero dejar por escrito este lamentable suceso y que en un futuro espero que se corrija, me garantizan que tendrán personas que hablen español, que les disculpe pero las hojas de reclamaciones están en ingles y no disponen de ellas en este momento, no insisto mas, la diferencia entre este hombre y yo es que yo estoy de vacaciones navegando en mi barco, el esta trabajando. Nos fuimos sin pagar un duro. Después de haber cruzado el Atlántico entras en territorio Español que menos que te hablen en tu idioma. Esta aventura termina disfrutando del Mediterráneo con aguas mas tranquilas, altas temperaturas, amarramos en puertos de porte mas español. Los días siguientes fueron una maravilla.

Buenos vientos, buena mar, piratas.

VOLVER A LA PAGINA PRINCIPAL