LA BITACORA DEL ATLANTICO ROMPIENTE___________________ VOLVER

1ª LA COMPRA DEL BARCO EN TAMPA, PENINSULA DE FLORIDA

Todo comienza muy lejos, casi cuando era un niño, el afán de navegar comenzó al mismo tiempo que las ganas de conocer mundo. Muchos de los libros que caían en mis manos tenían fotos en blanco y negro mostraban las grandes maravillas de otras tierras, con el paso del tiempo los libros se modernizaban con fotos en colores, cada vez me parecía mas interesante conocer todo lo posible, viajar. Cada sitio rincón esconde algo, alguien, historia. Empecé con mis amigos de siempre a realizar viajes de aventura, uno de los primeros viajes fue por Estados Unidos, en 60 días condujimos por todo el territorio, primero hacia el norte hasta Canadá, las cataratas del Niagara, después hacia el oeste, Nevada, Las Vegas, luego al sur Tijuana, después Washington y finalmente New York, nuestro punto de partida también, el viaje fue espectacular pero eso es otra historia.

Coincidiremos en la opinión que los puntos mas apartados del mundo están conectados por mar, por lo tanto, mi medio de transporte para llegar a los paraísos remotos será “El mar”. Desde entonces hasta ahora he recorrido muchos kilómetros de tierra, ahora tratare de hacer lo mismos pero en el agua.imagen

Estoy preparando el gran viaje, el que nunca se olvida, cruzaremos el mar Atlántico. Llevo estudiando la ruta con todo sus detalles un año, las fechas se acercan y no tengo barco. El plan pasa por adquirir uno en Estados Unidos y comenzar el viaje desde allí. Consigo unas revistas de venta de barcos de segunda mano, tengo unos cuantos seleccionados, la regla de oro para comprar un barco es casco barato en buenas condiciones el resto lo pongo nuevo. La elección de un casco es difícil, hoy en día hay mucho donde elegir, depende del tipo de navegación. Tengo un Nicolson siempre me gusto este fabricante americano pero es un modelo muy antiguo, prefiero algo mas actual. Otro de los seleccionados es un casco de ferró cemento, son muy sobrios y duros pero con muchos problemas de óxidos, ósmosis, y el peso no les permite maniobra sencillas, además la oferta es de solo el casco, esta desarbolado y carece de todo, es mucho trabajo. Finalmente tengo un típico barco americano tipo galeón con doble casco de fibra e interior de madera, es uno de esos barcos que no pasa desapercibido, un Ketch de 50 pies, cabinado en el centro, equipado hasta el ultimo detalle, quilla corrida, 20 toneladas, 2 metros de bordo, es un barco con poco atractivo para el comprador medio, sin embargo para cruzar el Atlántico y travesías de larga duración es un modelo exquisito, típico en zona de huracanes. Fibra y madera, esta composición  refuerza el casco en un grosor de 3 cm, nadie se podría imaginar lo necesario que seria una estructura tan fuerte a lo largo de la travesía Atlántica. El precio lógicamente es muy conveniente lleva tiempo en venta y ha sufrido varias rebajas, finalmente todo queda cerrado en 45.000$.

La negociación fue curiosa, unos primeros contactos mediante mail, alguna conversación telefónica solicitando mas información. El propietario siempre manifiesta que prefiere vender su querido barco a un europeo que considera que valoraremos mas este tipo de construcción naval, siempre recalca su origen italiano es decir europeo. Tanta alegría me mosquea, después de la compra del barco saldremos de aguas americanas y las reclamaciones serian mas difíciles. Desde luego el control sobre materiales, equipamiento, papeleo es exhaustivo, cuento con la colaboración de mi socia en Estados Unidos Esther, una amiga de años atrás que pondrá su nombre para registrar el barco y no tener que cambiar la bandera, cosa que en España es un proceso demasiado largo. Durante los tramites me entere que la venta del barco suponía para esta familia cambiar de vida, desplazarse ha vivir a una casa de madera prefabricada que hacia dos años todos los miembros excepto el patrón demandaban sin tregua, querían dejar de vivir en el interior de este barco el “Emma-K” quieren vivir como la mayoría de los humanos, es comprensible, las instalaciones del puerto son magnificas pero el habitáculo disponible de un barco siempre es reducido.

En fin la decisión esta tomada, compramos el “Emma-K” parece la mejor selección disponible. Después de pasar por el banco para identificar datos personales de los vendedores, cuentas pendientes, impuestos, todo parece en orden solo una cosa el capitán dice trabajar para una empresa de mantenimiento de electrodomésticos, su uniforme le delata, sus manos dicen lo mismo pero sus datos laborales indican que es “el sheriff” de una ciudad a 50 millas de Tampa, Pasco, al sacar el tema en una conversaron coloquial notamos que no le hacia gracia, dijo que eso ya era historia cambiando rápidamente de tema, por respeto no indagamos mas, nos ceñimos al papeleo del barco. imagen

La familia la componía el patrón y su mujer, por cierto su tercera esposa y dos hijos, uno fruto de un matrimonio anterior de su mujer, el segundo es de ambos. El primero es rubio de ojos azules el otro es moreno y mas oscuro de piel, los jóvenes siempre me recordaran por fin se irían a vivir a un casa, es el deseo de ambos.

Un buen día revolviendo en los cajones que dejaron abandonados en el barco encontramos un recorte de prensa donde con estupor leímos que el sheriff de Pasco había sido expulsado de su cargo por encontrar pruebas que le vinculaban a una secta satánica de la zona, dicha secta cometía ritos paganos que amedrentando a la población. Por las denuncias recibidas el sheriff había sido destituido y expulsado de la comunidad se consideraba que el podría ser el cabecilla del grupo satánico. Una foto calcaba la cara del patrón con uniforme de policía. Entre los demás papeles había libros de exotéria, cartas astrales raras y,,, no seguí mirando, recogí todo lo del fondo de este cajón lo metí en una bolsa de basura y lo tire al cubo, no me gustaría dar explicaciones de porque revuelvo estos papeles a unos tipos con este perfil humano. Nunca se sabe con quien tratas, el caso es que le llame en varias ocasiones para recriminar que el fueraborda del bote auxiliar estaba agarrotado, único elemento que no probé en el momento del pago. Me comentaron que habian dejado el motor al puerto no sabian mas. Después la indiferencia, nada que añadir, en otras ocasiones me colgaban el teléfono al reconocer mi voz, solo quedaba denunciarles pero con la información que conocía del caballero prefería pasar. Trabajare yo mismo en el motor y de paso practicare por si en la travesía diera mas problemas, en pocas horas desmonte y monte el fuera borda, un poco de agua en el cilindro y mucho tiempo parado habían conseguido agarrotar el pistón, si hubiera insistido en arrancarlo hubiera dañado la camisa y partido los segmentos. Cambie la junta de culata que fue el problema inicial y motor listo. Estas averías en un motor 2 tiempos no significa nada grave. Conclusión en la vida hay experiencias, unas buenas, otras no tanto pero nunca hay por que buscar conflictos con la gente mas haya de lo razonable, sobre todo si el contrincante pertenece a una orden satanica.

Me encuentro en St. Petersburg, a poca distancia de la ciudad de Tampa. La estupenda marina se llama Greenland Marina en el istmo de Tierra Verde, dentro de Boca Ciega Bay, el acceso a los amarres se realiza mediante un canal “Grill channel” tan estrecho como su nombre indica, tanto que un bote pequeño y mi barco pasamos muy justos. Hay que tener en cuenta que los laterales del canal tienen una profundidad poco definida, y cuando sales al lago de la bahía, en el centro cubre 0,6 metros, no hace falta decir que la primera salida encallamos. Por fin los marineros tuvieron la gentileza de indicarnos cual era la senda para entrar y salir, incluyendo los tiempos de apertura el puente levadizo que separa la marina de la bahia interior. Después de cruzarlo avistas otro islote comunicado por canales con otros islotes que forman el archipiélago que nos rodea. Las maniobras eran duras novatadas, barco desconocido y zona donde nunca sopla el mismo viento ni de dirección, ni fuerza, las corrientes van y vienen, para un 20 toneladas con quilla corrida eran demasiados elementos a considerar para las maniobras. Nos encontramos amarrados en el interior de un complejo de edificios de dos plantas rodeados de jardines, somos un amarre particular frente a uno de los portales del complejo que alquila la marina a bajo precio. La vecindad en los amarres escasea solo un barco y yo, tengo que decir que las vistas del barco contiguo son perfectas hechuras de una rubia que no hacia mas que limpiar, lavar y tender las piezas a secar. Desde el primer momento este monumento de mujer fue muy amable, siempre en un bikini corto y bien llevado con esa gracia que me parecía que fingía las posturas, gracias a Dios que mi trabajó esta en un 80% en el interior del barco si no la falta de atención haría que no terminara nunca mi tarea. Mi amiga Esther opina lo mismo que yo, considera que la rubia nos ofrece posturas muy forzadas. Vuelvo a la tarea de preparar el barco para la travesía oceánica, es el momento de aplicar todo lo que he leído, comencé por dejar habitable el interior, el cuarto de proa tenia una librería y un armario enorme, lo desmonte y deje una cama única con capacidad para 3 cuerpos, con espacio suficiente para el almacenamiento de ropa y otros utensilios por debajo del camastro. En el comedor necesito sacar uno de los dos frigoríficos de 120 litros cada uno y buscar sitio para estibar los cajones de comida y bebida, el lugar que ocupa del frigo que sale es estupendo para tal fin. imagen

El barco tiene todo el equipo necesario para la navegación, aunque algo pasado de moda. Algunos elementos cruciales necesitan renovación como es el GPS. La travesía que vamos a realizar requiere de equipamiento especial como una estación de radio BLU, que nos proporciona comunicación con ambos continentes europeo y americano, sobre todo contactar con Rafael del Castillo en Canarias, Altino en Azores, Alberto en Argentina, son radio aficionados que durante muchos años han demostrado su gran valía para “la Rueda de los Navegantes” servicio de bajo coste que realizan este emblemático equipo y que aquel que cruza el atlántico saca provecho de los consejos metereologicos y posibilidad de ayuda de emergencia donde en ocasiones han salvado vidas. Creo que no tiene precio la labor que realizan y a un novato como yo para esta travesía nos aporta la confianza necesaria sabiendo que al otro lado del micro hay alguien que escucha. La estación de radio es cara, tengo un presupuesto de radio mas acoplador de antena y antena de 3.000$ hay varios modelos disponibles en el mercado parece que ICOM es uno de los equipos mas sólidos y con mas soporte en Europa. Después de una dura jornada en Internet para localizar al mejor vendedor de material náutico llegamos a la conclusión Esther y yo que un almacén con prestigio y con los precios un 20% mas bajos que los demás debería ser nuestra apuesta inicial para empezar a ver material, tengo que decir que fue una grata vista llegar a un lugar absolutamente rodeado de verde con un edificio de 2 plantas y una nave detrás, parece un lugar perfecto para trabajar, abrimos la puerta, suena una campanita suavemente, huele a pino es el ambientador, una joven se acerca a nosotros y nos invita a entrar a una sala donde rebosa de equipamiento para todo tipo de cosas, navegación, montaña, pesca, buceo, nuestra lista de compra es amplia:

2 Trajes de agua completos

1 Estación de radio marítima con acoplador y antena

Cabos en distintos tamaños y menas para sustituir escotas

1 Ancla de capa (tenemos un paracaídas pero me parece demasiado grande para gobernarlo)

2 Fundas de vela mayor y mesana

1 Botiquín trasatlántico

1 Cartuchos de bengalas para pistola

1 Juego de bengalas

1 Bote de salvamento oofshore de 5 plazas

Entrego el listado a la joven, lógicamente no hay muchos clientes con una lista tan repleta así que nos pasan a un despacho donde una mujer con aires de propietaria muy amablemente nos da la bien venida, nos ofrece un café o un te y ruega utilicemos su despacho para sentirnos cómodos en nuestra visita a su empresa, su sonrisa es real y lógicamente sus ojos brillan revisando el listado de cosas que necesito. Hablo yo en ingles lo cual nos facilita el papel del bueno y del malo, lógicamente Esther domina como lengua materna ingles y por parte paterna español, me sirve de espía para llegar a enterarnos en caso necesario de lo que quizás digan en clave y yo no logre enterarme. La conversación progresa por los cauces normales, de donde somos?, nuestros nombre?, que queremos hacer?, que tipo de barco tenemos?, los ojos cada vez son mas grandes, esta claro que la lista suma una cantidad respetable, todo son facilidades y amabilidad. La propietaria llama por teléfono a su mejor técnico de ventas para que recibamos los consejos mas certeros en los materiales que tienen disponibles. Pocos segundos después viene un caballero de trazos irlandeses con aspecto campechano pantalón informal y camisa de leñador, camina desde el otro lado de la tienda con la mano disparada hacia a delante para estrechar la mía y gritando mi nombre en fin mas falso que judas, el típico vendedor de tractores que si le aprietas puede vender una nave espacial a gente del desierto, sus ojos pequeños se esconden detrás de unas gafas también pequeñas, pelo rubio ondulado, su postura favorita son las jarras, la adopta en cada frase y mueve la mano derecha en cada final de frase. La mujer se despide con mucho beato y nos deja con el pocero como buen vendedor de alfombras empieza a sacar catálogos sobre la mesa, llegamos a completar 3 pisos de papeles abiertos de par en par, le miro callado, sonrió y añado que no he comprendido nada de lo que me ha dicho desde el principio la cara de sorpresa del crudito es de chiste, hago un paréntesis y sonrió de nuevo diciendo que es broma, me gustaría solo ver de momento los equipos radio es lo que me corre mas prisa para practicar comunicaciones y entrar en la rueda de los navegantes lo antes posible. El hombre respira y comienza a relajarse, habla mas pausado saca los catálogos de un equipo GSM 2000 dice tener una oferta irrefutable 1.000$ con antena incluida, acoplador y software de comunicación para PC sin duda es un precio mágico solo hay un problema tengo que montarlo yo mismo, las instrucciones son muy claras, o bien pagar un extra de 200$ solo por la instalación, asumo que debo pagar no me hace mucha gracia hablamos de un equipo sensible donde tenemos que instalar antiparasitarios para que no afecte al resto de equipamiento y un aislamiento total ya que la antena en el momento de emisión dispara 1500 batíos de corriente, no es broma. Comenzamos por la instalación de la antena en el backstay, traje el tirante conmigo, pusieron rápidamente los topes de cerámica, arriba y abajo acotan la emisión de la antena, en mi caso tengo una antena de 16 metros y aunque hay mucha gente que opina que no es la mejor solución si es la mas recogida, siempre tuve una de látigo de 4 metros y no dudara mas de 1 mes siempre alguien se agarraba y la tronchaba la pusiera donde la pusiera, así que en este caso quería algo definitivo y olvidarme de esta posible avería. Bien me dieron la radio sin el acoplador que lo pediría. Saco mazos de cables y una taladradora, quería hacer agujeros allí donde miraba, me pareció un peligroso compulsivo, no le deje solo ni un minuto. Después de reconducir los cables yo por donde me parecía mas prudente y con menos agujeros, conseguimos llegar a las baterías hacer la pertinente conexión, llega el momento definitivo encender la radio y verificar que se escucha algo. Como falta el acoplador simulo una antena con un cable directamente al equipo, se enciende, parece que funciona. imagenEl técnico pretende con poco arte y muchas prisas sintonizar algo, solo hay ruido, después de casi una hora sin resultados desmonta la tapa trasera y desenrosca el borne positivo, lógicamente se apaga la radio, me quedo extrañado, pregunto y me indica que para apagar la estación hay que hacerlo tal cual, miro el panel frontal, viene una tecla de off, la señalo y me dice que si no me lo contaron en la tienda, esta radio tiene esta falla, empecé a pensar que estaba entre aficionados, tanto el técnico como el de la tienda, son vendedores de ropa náutica, o cabos, o fundas de velas que no se necesita saber mucho pero una estación marítima de esta categoría que me quieran endosar una radio que no apaga, es insólito, llamamos a la tienda Gorgo el vendedor, se pone demostrando su alegría a gritos por hablar conmigo, la cosa cambio cuando le indique que yo no quiero un equipo que no funciona bien, se llevo una sorpresa pero después de hablar con el técnico me dice que es lo que tiene y que el precio era el mejor que podía conseguir en todo el estado de Florida, no creo que supiera que el equipo era defectuoso y desde luego desconoce que en ocasiones estos equipos salvan vidas. Recordé que no pague nada del equipo eso me salvaría de discutir una inmensidad y lo que si logre es un descuento muy importante por el total. La conversación telefónico discurrió indicándome que debería pagar los 200$ al técnico algo que no me negué pero que lo hablaríamos en persona en la tienda. Esa misma tarde me persone en el local pero no para hablar con el vendedor de escobas si no con la propietaria sin, duda una mujer comprensible pero defensora de su negocio que vio la metedura de pata, la situación tenia pocas soluciones porque el equipo de estación radio que me podría ofrecer esta en 4.000$ valor muy por encima del mercado, con buenas palabras salimos de la tienda considerando que no parece EEUU si no otro país, la gente es lenta en todo, nada brillante, poco profesional, no tienen el conocimiento mínimo del material que negocian, no atienden están mirando el reloj, esta reflexión es un resumen de un montón de acontecimientos en restaurantes, ferreterías, supermercados, tiendas náuticas, en la marina, gasolinera, un sin fin de lugares donde Esther y yo quedamos sorprendidos del nivel, pongamos un ejemplo: en una gasolinera, en la línea Express, donde no te bajas del coche el individuo que puso la manguera, abrió la tapa del deposito del coche, cobro un precio de otro surtidor, no me di cuenta hasta mas tarde le di 10$ y me devolvió todo en monedas así que lo di por bien, cobro la mitad, ¿como es posible?, en una ferretería, Esther pide clavos inoxidables tardamos un rato en explicar que es inoxidable, el emigrante que nos atendía no sabia de lo que hablamos hasta que le dijimos que era para un barco y agua de mar, en fin hay muchas anécdotas, en un restaurante cuando íbamos por la mitad de la hamburguesa, vemos que cuatro mesas mas haya se levantan dos judíos ortodoxos con sus gorros, trenzas, levita insultando desaforadamente a la camarera, me daban ganas de parar el tema pero no se de que va así que Esther me dice que me relaje y disfrute del espectáculo, los Judíos llegaron a tirar por el suelo la comida, después de la bronca se fueron sin pagar. Poco después la misma camarera de origen cubano nos dice que nos había servido lo de otra mesa y que la comida es kosher, no tengo nada contra el suceso pero ahora entiendo el espectáculo de los de la levita se comieron comida no kosher, para un judío creyente como era el caso me imagino que será un pecado, ¿Cómo nos afectaba? ellos habían pedido el menú tamaño grande el cual habíamos comido nosotros, ellos comieron el nuestro, menú pequeño, Esther contesto rápidamente, nosotros pagaremos solo lo que habíamos pedido y ni un duro mas, la camarera se fue jurando en arameo. La gente debe aprender de sus errores, en este caso mira que es difícil equivocarse, en el tique que acompaña cada bandeja viene el número de mesa, el tipo de comido y es con esa nota con lo que la camarera camina, ¿como se puede confundir?, en fin Esther es del país y es la mas critica,  los españoles tenemos otro talante, estamos acostumbrados a evitar los conflictos, Esther considera que es bueno quejarse para que el error no se repita, en ocasiones es mejor ver la parte cómica del asunto y pasar. Las compras se alargan durante muchos días, no avanzamos, no encontramos lo que queremos o esta a un precio desorbitado, en alguna ocasión nos dicen que mejor en Miami, yo quería ganar tiempo no podrá ser, esperaremos hasta llegar a la capital.imagen

Espero la llegada de mi hermano Jorge y de mis amigos, aquellos con los que siempre soñé hacer la travesía Atlántica pero por culpa de retrasarlo tanto las obligaciones familiares no lo permiten, Antonio Raúl y Roberto vienen de distintos lugares pero llegan el mismo día a Greenland marina, los que proceden de Madrid vienen con el bote salvavidas, de manera ilógica sale mas económico en España cuando el material náutico en general sale un -30% en USA, la diferencia es de casi 500$, las quejas de transportarlo se hicieron notar lo cual es lógico. El día de llegada y después de inspeccionar suficientemente la nueva adquisición flotante salimos de cervezas. La zona nos permite tener al alcance una buena variedad de restaurantes, terrazas de verano, cantinas mejicanas, es un lugar sin aglomeraciones pero popular, la gente vive en la calle. El tiempo acompaña, el calor y el sol son comunes todos los días. Apetece esa cerveza, nada que ver con la de España pero habrá que conformarse, esta fría.

El siguiente paso esta en probar la embarcación, Antes de zarpar tratamos de enterarnos donde estamos y como salir del laberinto de islas que nos rodean, casi todas conectadas mediante puentes levadizos. Yo había estudiado algo las cartas pero nada que ver con la realidad, donde pone una profundidad ahora es otra. El marinero de turno y con poco tiempo para gastarlo con nosotros nos señalo con el dedo una salida, indico que deberíamos esperar que abriera el puente cada media hora 5 minutos. Zarpamos por primera vez, salimos a darnos un chapuzón al golfo de Méjico, las aguas poco profundas que nos rodean amenazan constantemente haciendo sonar la sonda de 2 metros, es irritante. Salimos de entre las casas, la primera bahía abierta y unas luces verdes señalando un canal, ponemos rumbo hacia ellas pero no llegamos, embarrancamos, vergonzoso, novatada, la sonda pitaba pero también lo hacia antes, el amigo que iba a proa fijándose en el fondo lo veía como antes pero de cualquier modo topamos con un pequeño montículo suficiente para no conseguir zarpar por nuestros medios. Un animoso espécimen que merodeaba por la zona, sintió nuestra situación, posiblemente un experto en esta zona que esperaba que ocurriera para cobrar unos dólares por sacarnos del barro, con un simple tirón desde su zodiac con un motor pequeño nos hace zarpar del ridículo, no es que hubiera mucha gente a la visita pero me imagino que esto ocurriría a menudo a los nuevos como yo y seria la comidilla de la tertulia, no importa que no nos hayan visto seguro que el hombrecillo dará los datos necesarios. El hombrecillo después de cobrar nos indica que no podemos separarnos de la orilla de las casas hasta llegar al puente y después guardar unos 30 metros de la orilla de babor hasta llegar al primer canal de babor, nunca salir al centro de la bahía no es transitable, después en el canal de salida hay que encararlo lo mas centrado posible hasta mar abierto, atención nos indica en mar abierto por lo menos debemos dejar media milla antes de salir del canal nos rodea solo medio metro de agua. Bueno la explicación es por lo menos mas extensa que la del marinero con lo cual nos lanzamos a la segunda oportunidad. Llegamos a salvo al puente, gracias ha que la zona esta resguardada podemos esperar en el medio del agua sin agobios. aproximadamente se respeta el tiempo de apertura, el puente se desplaza lateralmente dando nos paso. Nos rodea un montón de colores, casas con diseños muy modernos o construcciones de madera que evocan el viejo farwest, mucho verde predomina sobre todo. El agua no es clara o mejor dicho el fondo de barro esta tan próximo que el agua no parece clara. Llegamos a la punta del canal de salida el Grill Channal, viramos a babor y respetamos el centro del canal, a los lados encontramos bares con aire sureño, varios especimenes de color están tumbados o quizás solo caídos al sol, están sobre los largos de madera que forman las orillas a unos 2 metros sobre el agua. Vemos una gasolinera, por precaución echaremos unos dólares aunque entre los dos depósitos de gasoil hay casi 300 litros que llevan tiempo sin utilizar, será mejor mezclarlos con liquido reciente. Volvemos a zarpar, los modales de los gorilas de la gasolinera no son de lo mas selecto, dejan claro que no les gusta los extranjeros y quizás menos hablando hispano que es lo que hablamos en estas latitudes. El ultimo tramo es como si abandonáramos un rió en la época de la colonización, casas de madera, bares uno detrás de otro con carteles antiguos pintados a mano, con esas imágenes de “beba zarzaparrilla” es otro mundo. Por fin vemos el mar abierto pasamos a un canal con boyas que distan unos 8 metros de ancho es decir poco mas que la manga del barco. Podemos ver que las boyas están sujetas con un corto mayado que no tendrá mas de medio metro es decir el canal es artificial y me imagino que estará abnegado la mayoría del tiempo.

imagenDurante tiempo navegamos para separarnos de la costa tal como nos indicaron. Vemos sin duda que las aguas que nos rodean siguen siendo poco profundas a penas 4 metros en el caso mas generoso. El primero en saltar al agua es Antonio, siempre es Antonio cuando hay agua. Pasamos un buen rato nadando, buceando e inspeccionando todo el casco, conclusión el barco robusto si es. De vuelta al amarre volvemos por el tortuoso canal que encaramos desde prácticamente 1 milla mar adentro, cuando estamos en la parte del canal con menos maniobra Esther pierde su cámara de fotos, se va al agua y como un resorte Antonio salta sin mas a pocos metros de la hélice en marcha, en fin, es Antonio. Pretendo dar la vuelta para recogerle, varar el barco en donde nos encontramos para que nade hasta nuestra posición nos daría problemas, podríamos derivar y entraríamos en zona poco profunda así que media vuelta con todo lo que tenemos y camino a recoger al intrépido, una vez recuperado al héroe del agua volvemos a salir mar adentro para poder garantizar la maniobra de nuevo. Celebramos en tierra el buen día pasado aunque para amarrar el barco en la misma posición nos costo un par de intentonas, premonición de lo que seria de futuro muchos de los puertos que nos esperan en travesías futuras. Mi hermano Jorge llega días mas tarde, el plan inicial era navegar hasta Miami donde mis amigos volverían a casa. Preparamos la salida trazamos una ruta por el interior de las bahías, por mitad del archipiélago que se forma en la zona. Preguntamos al marinero y confirma que es posible que hay muchas embarcaciones que lo hacen, insistimos que si son veleros dice que si, con ese afirmación zarpamos, el trazado interior es interesante para conocer estos lugares, el paisaje es precioso, queremos salir a la bahía de Tampa dar una vuelta y rumbo a Key West cruzamos durante todo el día lagunas grandes, lagunas pequeñas, quedan escasas 4 millas para llegar a Tampa estamos en una laguna pequeña que da paso a un canal y de ahí a la gran bahía, los bajos fondos nos rodea, no hay forma de avanzar, consultamos la carta, la ruta macada es esta, sacamos los focos vemos claramente que el fondo es intransitable excepto para una zodiac, decepción damos la vuelta es de noche y no tenemos mas referencias que el puerto conocido, llegamos a marina Greenland entrada la mañana, nuestra posición de amarre permite que nadie controle si zarpamos o no por lo menos el ridículo de salir y tener que volver no lo sabe nadie, una vez mas la información que nos dan no se acerca a la realidad. Segunda intentona como es lógico por fuera a mar abierto, ponemos velas, navegamos a 4 nudos con poco viento, el barco se muestra muy estable. De repente con una subida de viento salta el encastrado del enrollador de la genova, no es grave pero nos quedamos sin una vela principal, la avería requiere desmontar todo y reparar la pieza o sustituirla, tengo que tomar la decisión de volver a Greenland por lo menos en la zona conozco donde puedo ir y la gente que me puede ayudar a donde podemos llegar seria Key West la punta mas septentrional de EEUU y donde mas porros se fuman por centímetro cuadrado no me parece el lugar mas favorable y hay muchos días de navegación hasta Miami, es una putada pero volvemos una vez mas y mis amigos se les agota el tiempo, no podremos repetir la travesía, según llegamos a puerto hicimos una cena de despedida y salieron hacia Miami en un coche de alquiler, se van y me gustaría contar con ellos pero la familia no se lo permite, en un viaje de estas características no puedo garantizar que no podría pasar nada dramático es un riesgo que se corre y hay que aceptarlo.

VOLVER A LA PAGINA PRINCIPAL