LA BITACORA DEL MARE-NOSTRUM__________________ (VOLVER)

1 de abril - planificación de la travesía. Llegamos a Monastir el grupo de navegación, Marcelino, Monty y yo. Cogemos un taxi hasta el barco. Nos espera una sorpresa, la vela génova esta destrozada. Es de noche pero vemos flamear en jirones la parte alta de la vela. La zona dañada es la parte superior desde el enrollado de la escota hacia arriba. No se puede utilizar. Al parecer, según explicaciones del comodoro, una tormenta con vientos de 140 km creo un caos en el puerto, lo que primordio fue las amarras de los barcos. Al día siguiente tenemos que encargar una vela nueva con una semana de fabricación y ajuste. El tiempo lo empleamos en recorrer estas tierras. Recorrimos lo más importante de Túnez en cuatro días. La mañana de la vuelta Monty recibe malas noticias de sus labores y que haceres, tiene que volver y nos priva de su inestimable compañía. Hecharemos de menos su experiencia en las muchas guardias que nos vienen por delante hasta llegar a casa.

10 de abril - salida de Monastir. Después del ritual de salida en la policía, pago de los pecunios en la marina y despedidas. Ponemos rumbo a Marsala en Sicilia una travesía de 80 millas unas 16 horas de viaje. El parte meteorológico da como buena esta noche y los días siguientes. Necesitamos llegar sin incidencias, todavía esta presente el recuerdo de este tramo con tormenta. El cielo parece despejado el pronostico parece que cumple. Vamos a vela y motor. A unos 6,5 nudos rumbo norte a 8 grados. Amarramos con algunos problemas el puerto y el viento creciente no ayuda. Utilizamos unos días para visitar a nuestros queridos amigos de Sicilia, Roberto, Tony, sus familias, una buena fiesta. Después de una semana en estas tierras zarpamos rumbo a la isla Favignana, un lugar muy próximo y tranquilo. Mi compañero Marcelino, siempre preparado para la navegación me ayuda como nunca para salir del puerto de Marsala. Nos rodean barcos grandes que impiden una fácil maniobra, a base de tirar de amarras posicionamos la proa y zarpamos. Pasamos un par de días en Favignana, el lugar es relajante.

Zarpamos rumbo a Carloforte en Cerdeña, un puerto conocido en nuestro viaje de ida. La ruta es de mucho colorido por la costa de Cerdeña. Llegamos con buen tiempo pero viene una tormenta, paso en tres días, al cuarto estamos rumbo a Palma de Mallorca, visitaremos a nuestra estimada amiga Faustina. Nuestra llegada providencial nos permite ayudar en sus labores de alquiler de coches a nuestra gran amiga. Faus es una buena anfitriona en la isla, lo pasamos muy bien con ella. Nos queda la última travesía de este periplo arribar a Valencia. Salimos con buen tiempo y viento del sureste suave una travesía deliciosa. Nos despedimos de las calas de Palma que vemos al salir de su bahía, son sitios para volver con tiempo y disfrutar unos días varados en sus aguas refugiadas. La llegada a Valencia tan esperada por el deseo de pisar tierra por un tiempo y disfrutar de un descanso merecido.

Este final podría haber sido distinto pero el destino quiso que fuese como ha sido, nuestro querido amigo Javier nos dejo para siempre en Túnez, Dios sabrá porque. Yo me despido de vosotros, sois muchos los que leéis estos resúmenes de la travesía, próximamente sacare un libro con todos los datos y las historias completas. Espero que sea de vuestro interés. Un saludo y sigo con vosotros vía email: infoclubmares@clubmares.es es agradable saber que existís, hasta la próxima, buenos vientos piratas.

VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR